Obligación histórica: encontrar a los soldados y enterrarlos