Kostromá, la ciudad histórica