Roofers rusos: en el borde de la seguridad