El mal tiempo castiga a Rusia con una nevada inusualmente fuerte