Los rusos están como en casa en el Polo Sur