MiG: entre el pasado y el futuro