La lengua rusa en la UE

Fuente: ITAR-TASS