Rusia invita a España al Grupo internacional de Apoyo a Siria

Serguéi Lavrov y José Manuel García-Margallo tras su encuentro en Moscú, 2015.

Serguéi Lavrov y José Manuel García-Margallo tras su encuentro en Moscú, 2015.

Embajada de España en Moscú
España formará parte del Grupo Internacional de Apoyo a Siria tras la carta de invitación que el ministro Serguéi Lavrov envió a su homólogo español, José Manuel García-Margallo. El ministerio ruso aplaude los esfuerzos de España en buscar una “solución política”.

España entrará a formar parte del Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GIAS), copresidido por EE UU y Rusia, según informaba ayer el periódico El País y confirmaba esta mañana el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, en los Desayunos de TVE. La invitación se la se la envió el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, a su homólogo español, a través del embajador ruso Yuri Korchagin. Fuentes de la embajada española en Moscú se muestran “muy satisfechas”, según declararon a RBTH.

“Esta invitación refleja los serios esfuerzos de España en el arreglo político de la crisis siria, así como su influencia en la región de Oriente Medio y Norte de África”, afirman desde la embajada rusa en Madrid.

El gobierno español ha sido partidario de incluir al régimen de Asad en las negociaciones desde el inicio del conflicto y el ministro así lo ha declarado en numerosas ocasiones. Para Francisco J. Ruiz, profesor de Estrategia y Relaciones Internacionales en Escuela Superior de la Fuerzas Armadas, “el hecho de incluir a España en este grupo supone un importante plus de influencia en el ámbito internacional. El propio Lavrov reconoce que España tiene prestigio en el mundo árabe, entre los países del Golfo, y al Asad también valora nuestra posición, más ecuánime que la de otros países europeos, que además fueron potencias coloniales en la zona”. Además, recuerda que este año forma parte del los miembros no permanentes del Consejo General de la ONU. 

Desde la embajada rusa señalan que “España es capaz de hacer un aporte esencial para promover el arreglo intersirio y consolidar los esfuerzos en la lucha contra los terroristas, en base al cumplimiento de las resoluciones 2254 y 2268 del Consejo de Seguridad de la ONU”.

Esta invitación es, de alguna manera, una “muestra de agradecimiento a España”, considera Cristina Casabón, investigadora de Instituto Europeo del Mediterráneo, que se muestra más crítica con la política exterior promovida por el PP. “El gobierno español se ha convertido en el vocero del régimen sirio y de Rusia en Europa. Asad ha sido capaz de imponer sus precondiciones en el proceso de negociación política y, en vez de ser juzgado por la Corte Penal Internacional, ahora se acepta que forme parte de las negociaciones. El problema es que se legitima a un dictador”, comenta la analista a RBTH.

España ya había solicitado el ingreso en el grupo a John Kerry y a miembros de la delegación jordana. En su invitación Lavrov propone que “los representantes de España, ya en la etapa actual, se unan sin demora a las labores del subgrupo del GIAS sobre asuntos humanitarios”, informa El País. De modo que no participará en la ronda de negociaciones, previstas para los próximos 14-24 de marzo en Ginebra y a la que asistirán una delegación del gobierno de Asad y miembros del  Alto Comité de Negociaciones (ACN), que agrupa a varios grupos opositores.

Mientras tanto, desde el 27 de febrero se mantiene un frágil alto el fuego, acordado por Rusia y EE UU, que excluye el territorio controlado por el Estado Islámico y otros grupos terroristas como el Frente al Nusra. Staffan de Mistura, el enviado especial de la ONU al país árabe explica que “los problemas se mantienen, se registran violaciones todavía y a nosotros nos preocupa el respeto del régimen de tregua”, informa Sputnik.

Relaciones UE- Rusia

La invitación a España se produce en un momento en el que las relaciones entre Rusia y la UE pasan por su momento de mayor tensión de los últimos años. A pesar de ello, las relaciones políticas con el país del sur de Europa se han mantenido sin sobresaltos. Las principales consecuencias de este nuevo periodo han sido económicas, sobre todo tras el veto ruso a la exportación de alimentos procedentes de Europa, que han supuesto pérdidas de más de 300 millones de euros, y el descenso del turismo, provocado por la depreciación del rublo. 

Francisco Ruiz considera que “desde el punto de vista de Rusia es un movimiento muy inteligente. El país busca recomponer las relaciones si no con el conjunto de la UE, algo imposible por los países del Este, al menos con los Estados de la 'vieja Europa', partidarios de una relación más productiva con Rusia, y entre se encuentra España”.

Además, Holanda, Austria y Japón también formarán parte del GIAS. Para la analista Cristina Casabón, “en estos momentos que Holanda es el presidente momentáneo del Consejo de la UE, España debería trabajar para promover una política común europea, que no pasa por acercarse a Rusia y a Irán en la cuestión siria. Esta postura promueve la división en la UE y es algo que interesa a Rusia”.

El GIAS se creó en Viena en octubre de 2015 y está formado por más de 20 países y organizaciones  internacionales: China, Rusia, EE UU, Arabia, Saudí, Egipto, Francia, Italia, Alemania, Reino Unido, Egipto, Irán, Jordania, Líbano, Omán , Catar, Turquía, Emiratos Árabes, la Liga Árabe,  la ONU y la UE. Su cometido es tratar de buscar una solución al conflicto sirio que comenzó en 2011 y ha provocado, según cifras de la ONU al menos 250.000 muertes

 

Lea más:

7 preguntas clave sobre el alto el fuego en Siria

El acuerdo entre Rusia y EE UU entró en vigor el 27 de febrero

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.