Rusia y Argentina apuestan por la cooperación en alta tecnología

Tras el reciente encuentro entre los ministros de Industria de Rusia y Argentina, ambos países desarrollar la producción conjunta; el reto principal es la central hidroeléctrica Chihuido I.

El encuentro celebrado a principios de octubre entre la ministra de Industria de la Argentina, Débora Giorgi, y del viceministro de Industria y Comercio de Rusia, Gleb Nikitin, tuvo como eje el desarrollo de la producción conjunta en el área de altas tecnologías en el terriotorio del país sudamericano.

Uno de los grandes retos es la construcción conjunta de la central hidroeléctrica Chihuido I

Giorgi y Nikitin han señalado la “dinámica positiva” de la realización del proyecto. El protocolo de intenciones para la financiación de la construcción de esta central hidroeléctrica se firmó en abril de 2015. La corporación rusa de desarrollo Vnesh­ekonombank planea financiar una parte considerable de la inversión. Este dinero se destinará al pago del suministro de equipamiento ruso, aunque un 35% del contrato lo cumplirán organizaciones y contratistas locales.

Según Neftegaz.ru, la financiación se realizará en forma de un crédito de 20 años a un 6,5% anual por un importe total de 1.200 millones de dólares. El contratista para el suministro de todo el complejo de equipamiento hidromecánico y electromecánico para la central, así como para la construcción de la línea de alta tensión y la subestación eléctrica “llave en mano”, será Inter RAO Export, filial de Inter RAO.

Nuevas perspectivas

Otro prometedor proyecto conjunto es la producción de trolebuses de la compañía rusa Trolza en Florencio Varela. Ya se han puesto en circulación cinco trolebuses en la provincia de Córdoba y se espera la llegada de otros dos. Rusia también participa en un concurso para el suministro de una partida de trolebuses a la ciudad de Rosario.

En 2015, las relaciones económicas y comerciales entre Rusia y la Argentina se desarrollan en un contexto de dificultades económicas en ambos países, debido a la fluctuación del tipo de cambio de sus divisas y a la reducción de la demanda en los mercados nacionales.

La exportación rusa entre enero y mayo de 2015 ha sido 2,8 veces menor que en el mismo período del año pasado. Los representantes del Ministerio ruso atribuyen la caída de la importación argentina a la reducción del suministro de productos agrícolas, de 342,2 millones de dólares a 249,6 millones de dólares, incluyendo los productos cárnicos y lácteos, así como frutas y verduras.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies