Rusia se abre paso en América Latina a través de la cooperación

RBTH

RBTH

En los últimos años, las relaciones políticas y económicas entre Rusia y los países de la América Latina han tenido una sorprendente renovación, luego de años de considerable ausencia posterior a la caída de la URSS.

La Universidad de San Petersburgo acoge del 1 al 3 de octubre el II Foro Internacional Rusia-Iberoamérica en el mundo globalizado, con el auspicio de varias instituciones de altos estudios y el Instituto de América Latina, de la Academia de Ciencias de Rusia.

Si bien la cooperación durante la época soviética estuvo guiada por el espectro ideológico, hoy en día el actual proceso se ha centrado en el pragmatismo, la libre competencia y el respeto por la soberanía como los principales ejes de este acercamiento.

La capacidad rusa para proveer altas tecnologías en diferentes sectores, coincide con la necesidad de la región latinoamericana para alcanzar una mayor soberanía en temas energéticos, logrando un desarrollo científico y económico.

Rusia cuenta con una amplia experiencia en el sector energético, especialmente en áreas como la hidroeléctrica, la energía nuclear, el gas y el petróleo.

A su vez, tiene grandes avances en campos como la medicina, agricultura, telecomunicaciones y programas espaciales, lo que puede catapultarlo a ser un socio clave que permita desarrollar de manera exitosa estas áreas en el continente.

Varios acuerdos muestran la manera en que Rusia se está abriendo camino en la región. En el ámbito espacial, se lanzaron desde suelo ruso el nano-satélite ecuatoriano Krysaor en el 2013 y el satélite peruano Chasqui 1 en el 2014.

En asuntos energéticos, durante abril de 2015 se pactó una alianza estratégica entre Rusia y Argentina, para la construcción de algunas plantas hidroeléctricas y el desarrollo de energía nuclear en el país suramericano.

En Ecuador se adelanta la edificación de las hidroeléctricas Toachi-Pilatón, por parte la empresa rusa Inter RAO, mientras que en Venezuela, principal socio comercial de Moscú en la región, se desarrollan exitosamente los acuerdos para la explotación de hidrocarburos.

Cooperación militar: helicópteros y aviones

Tradicionalmente uno de los campos de mayor desarrollo tecnológico de Rusia es el militar, que ofrece un importante potencial de cooperación con Suramérica.

Desde el 2005, Venezuela concretó la compra para la Fuerza Armada Nacional, de 100.000 fusiles rusos AK-103 del consorcio Kaláshnikov, uno de los líderes mundiales en fabricación de armas de fuego.

Por su parte, el gobierno peruano adquirió 24 helicópteros rusos MI-171Sh en el 2013, que se destacan por su buen funcionamiento en alturas mayores a 3.000 metros sobre el nivel del mar.

Gobiernos como los de Venezuela, Brasil, México y Colombia, han adquirido también helicópteros rusos para transporte de pasajeros, operaciones de rescate, uso en construcciones, patrullaje y lucha contra el narcotráfico. En cuanto a las aeronaves civiles, veinte aviones rusos Sujói Superjet 100, operan exitosamente en México, mientras que Cuba dispone actualmente de diez aviones AN-158 de producción rusa.

Potenciales proyectos con Bolivia

Con la llegada al poder del presidente Evo Morales en Bolivia, las relaciones entre ambas naciones han mejorado considerablemente, facilitando el intercambio comercial y cultural para diversos proyectos.

El gobierno boliviano aspira a desarrollar el sector energético de una manera efectiva y eficiente, como un eje prioritario consignado en la Agenda Patriótica 2025. Este interés fue expresado por ambos mandatarios, en el marco de la Cumbre BRICS llevada a cabo en julio del 2014 en Brasil.

Tanto Vladímir Putin como Evo Morales, esperan iniciar los acuerdos de mutuo beneficio, incluyendo una propuesta rusa para la construcción del segundo satélite boliviano, cuya adquisición está dentro de los planes del gobierno andino.

Debido a la turbulenta situación geopolítica en la actualidad, resulta importante constituir vínculos de cooperación solidaria para el mejor aprovechamiento de los recursos disponibles y el beneficio mutuo de las partes.

Rusia y Latinoamérica, tienen una gran oportunidad afianzar su amistad y proyectarse en un mundo multipolar, donde prime tanto la soberanía como las relaciones pragmáticas y mutuamente ventajosas.

Alexéi Chernyshev es redactor científico de la revista 'Latínskaya América' (América Latina) del Instituto de Latinoamérica de la Academia de Ciencias de Rusia.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.