Venezuela apuesta por Rusia y China para subir precios del petróleo

El presidente chino Xi Jinping

El presidente chino Xi Jinping

AP.
En una apuesta desesperada por levantar los precios del petróleo, Venezuela pide apoyo a Rusia y China. Pero, ¿hasta qué punto están estos países pueden tender una mano a Venezuela?

Venezuela espera obtener el apoyo de Rusia, que también ha pasado dificultades económicas debido a la caída de los precios del petróleo. No obstante, a pesar de estar vinculados por una dependencia común del petróleo, estos dos países no lo tienen fácil para desarrollar una estrategia unificada.

Durante su visita a Pekín con motivo del 70º aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial, el pasado 3 de septiembre, los líderes de Rusia y Venezuela celebraron un encuentros conjunto. Maduro informó a Putin de que tiene “varias ideas” respecto a la política petrolífera.

Estas no han pasado al dominio público, pero a juzgar por las maniobras previas del presidente venezolano en la escena mundial, es fácil imaginar de qué se trata.

Tras la reunión, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov subrayó que "no puede haber acciones lineales" para influir en la dinámica de los precios, ya que se trata de "un proceso de mercado".

"Hay muchos factores que incluyen y todos deben ser tenidos en cuenta", concluyó el portavoz del Kremlin, sin precisar si los dos mandatarios llegaron a plantearse alguna medida concreta durante su reunión.

Según los últimos datos oficiales, el déficit presupuestario de Venezuela en 2014 alcanzó el 20 % del PIB nacional. El analista de Scotiabank Joe Kogan calcula que, en el mejor de los casos, las reservas de Venezuela durarán hasta el mes de agosto de 2016. Si esto sucede, Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, se enfrentará al default.

Jugando con el petróleo de papel

Maduro entiende que conseguir un precio del barril de petróleo de 120 dólares en un futuro predecible es poco realista, por lo que intenta provocar ansiedad entre los países exportadores de petróleo que forman parte de la OPEP, así como entre los que no son miembros de esta organización, como Rusia, para conseguir un incremento de los precios del petróleo.

Serguéi Pravosúdov, director del Instituto Nacional de Energía de Rusia, declara que “lo importante no es tanto que la producción se reduzca, sino que la reducción se establezca con claridad. El problema es que el precio del petróleo se determina principalmente por los traders, que invierten grandes cantidades de dinero en el llamado mercado del ‘petróleo de papel’”.

Pravosúdov asegura que “el mercado del ‘petróleo de papel’ es varias veces mayor que el mercado del petróleo real, y los precios del ‘mercado de papel’ vienen determinados, en primer lugar, por las expectativas de sus participantes”, de las especulaciones.

“Dependiendo de sus expectativas, los traders hacen su jugada subiendo los precios o bajándolos. En otras palabras, para que el precio del petróleo suba, los traders deben sentir que en la economía mundial pronto habrá escasez de petróleo. Únicamente cuando esto sucede, estos comienzan a subir sus pujas”.

Desde mediados de 2014 el precio del barril ha pasado de los 115 dólares de mediados del 2014 a rondar los 55 dólares actuales. Durante la última reunión de la OPEP, celebrada el 5 de junio en Viena, la organización decidió no reducir el nivel de extracción por debajo de los 30 millones de barriles diarios.

Venezuela, que forma parte del grupo intentó influir pero la postura de Arabia Saudí y otro países árabes es dominanete. Además, la inminente entrada de Irán en el mercado tras el levantamiento de las sanciones y una reducción de la demanda han provocado un desequilibrio y que la caída se acentúe. Expertos rusos barajan la posibilidad de que el precio del barril caiga hasta los 40 dólares.

Ahora la idea de Maduro es obtener petróleo ligero de otros países, mezclarlo con petróleo más pesado y ponerlo en venta. Venezuela ya ha hecho esta propuesta a Argelina, Nigeria y Angola y recientemente se la ha planteado a Rusia.

Sin embargo, los expertos rusos son escépticos respecto a este tipo de cooperación. Solo China puede ayudar pero, ¿lo hará? No es una coincidencia que la reunión entre Putin y Maduro tuviera lugar en Pekín.

Maduro esperaba obtener un crédito por valor de 20.000 millones de dólares de China, esto es lo que necesita el país latinoamericano para aumentar su volumen de producción y comprar determinados bienen necesarios. Pekín dio un crédito de 5.000 millones, lo que servirá para mantener la economía a flote este año. 

Lea más

Putin y Maduro se reúnen en Pekín para hablar sobre el precio del petróleo >>>

Rusia y Arabia Saudí discuten sobre el precio del petróleo >>>

Los bajos precios del petróleo dañan a Rusia y Occidente >>>>

Artículo publicado originalmente en Russia Direct.               

Russia Direct es una publicación internacional de análisis centrada en política internacional. Sus servicios premium, como informes mensuales o Libros Blancos trimestrales, son gratuitos pero están disponibles solo para nuestros suscriptores. Para más información sobre la suscripción, visite russia-direct.org/subscribe.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies