Qué va a ocurrir en Siria entre Rusia y EE UU tras el derribo del Su-22

El 18 de junio un F/A-18E estadounidense derribó un Su-22 del ejército sirio.

El 18 de junio un F/A-18E estadounidense derribó un Su-22 del ejército sirio.

Reuters
Tras el ataque contra un caza sirio Su-22 por parte de EE UU, Moscú anuncia que cesa la cooperación con Washington para evitar incidentes en el espacio aéreo de Siria.

Tras el derribo por parte de EE UU de un caza Su-22 del ejército sirio, que supuestamente había atacado a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), Moscú ha dado por terminado el acuerdo con EE UU para prevenir incidentes en el espacio aéreo.

El Ministerio de Defensa de Rusia considera que la acción unilateral de la aviación estadounidense supone una clara violación de lo soberanía siria y de las normas del derecho internacional. En el Ministerio se han referido a las acciones del Pentágono como “una agresión de guerra”.

La situación se agrava por el hecho de que durante el ataque del F/A-18E Super Hornet estadounidense contra el Su-22 hubiera cerca aviones rusos.

Tal y como señalaron en el Ministerio, la dirección de las fuerzas de la coalición no se puso en contacto según la línea establecida, es decir, entre la base de Al Ueid (base aérea de EE UU en Catar) y la base aérea de Jemimim y que no avisó a la parte rusa de un posible incidente.

Combatientes de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) descargan cajas con armamento suministrado por la coalición contra el Estado Islámico liderada por EE UU, Raqqa, Siria. Fuente: ReutersCombatientes de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) descargan cajas con armamento suministrado por la coalición contra el Estado Islámico liderada por EE UU, Raqqa, Siria. Fuente: Reuters

Como respuesta a esto, a partir de ahora los sistemas rusos de defensa antiaérea comenzarán a seguir a todos los posibles objetivos aéreos, lo que incluye drones y aviones de la coalición, en áreas en las que opere la aviación rusa al oeste del río Eufrates. Además, el Ministerio de Exteriores ruso se refirió al incidente del Su-22 como un acto de apoyo a los terroristas contra los que lucha EE UU.

Cómo influye el incidente en la guerra contra el Estado Islámico

En primer lugar, el incidente influye en el desarrollo de las acciones militares contra el Estado Islámico en la ciudad de Raqqa.

“Actualmente ninguna de las partes del conflicto es capaz de liberar Raqqa por separado. A los kurdos, que cuentan con el apoyo de EE UU, les falta armamento pesado para tomar la ciudad, por eso se limitan a cercarla. Por su parte, el ejército sirio ha lanzado una ofensiva sobre Deir ez-Zor, y no está lista para desplazarse a los lugares en los que lucha la oposición apoyada por EE UU”, comenta a RBTH Vladímir Yevséiev, vicedirector del Instituto de países de la CEI.

Combatiente kurdo de las Unidades de Protección Popular (YPG) en Raqqa, el 16 de junio de 2017. Fuente: ReutersCombatiente kurdo de las Unidades de Protección Popular (YPG) en Raqqa, el 16 de junio de 2017. Fuente: Reuters

Según el analista, solamente mediante el esfuerzo conjunto se podrá tener éxito en una de las batallas más sangrientas de la guerra siria. Así, la oposición necesita tanques y artillería pesada para “acabar” con los terroristas que hay en Raqqa y solamente puede conseguir este armamento con el apoyo del gobierno sirio. Tras el incidente del Su-22 esto no parece posible por ahora.

“De hecho los estadounidenses han desplazado parte de su artillería desde sus bases en Oriente Medio a los suburbios orientales de Raqqa. Pero no es suficiente. Lo que se necesita ahora es un bombardero masivo de las áreas en las que se concentran los miembros del Estado Islámico en Raqqa y la participación de unidades especiales para el posterior barrido”, explica el analista Alexéi Ramm en el diario Izvestia.

A qué se dedica Rusia

Los expertos creen que el actual desencuentro entre Rusia y EE UU es temporal y que las partes reanudarán la cooperación en la región.

“Por el momento la aviación rusa limpiará el camino hacia Deir ez-Zor para el ejército sirio. Además, debemos asegurar la defensa de Palmira, para que no vuelva a caer en manos de los terroristas”, añade Ramm.