Cómo planea Putin sacar beneficios de la Nueva Ruta de la Seda

16 de mayo de 2017 Vita Spivak, para RBTH
Los días 14 y 15 de mayo Pekín acogió el primer Foro de la Nueva Ruta de la Seda (NRS). Participaron 29 líderes de diferentes países, entre ellos Rusia, que asistió como invitado especial. Se trata de un evento clave en el desarrollo de la Nueva Ruta de la Seda. Rusia se considera uno de los socios principales y uno de los mayores promotores de la NRS. Sin embargo, por ahora no hay mucho que decir de los resultados prácticos de la cooperación ruso-china en el marco de esta iniciativa.
Russian President Vladimir Putin
Putin durante una rueda de prensa tras el Foro de la Nueva Ruta de la Seda, el 15 de mayo de 2017. Fuente: Reuters

Las ventajas políticas y económicas para Rusia

Los beneficios de la NRS para Rusia son mayormente políticos. “Vladímir Putin dio un discurso durante la ceremonia de apertura justo después de Xi Jinping en el que resaltaba la importancia de Moscú para Pekín”, comenta Alexander Gabúyev, director del Programa de Rusia en el Pacífico Asiático del centro Carnegie de Moscú, a RBTH. El experto añade que, desde el punto de vista del Kremlin, la oportunidad para el presidente Putin de hablar en un evento internacional sobre el proyecto “Greater Eurasia” y promover Rusia como socio igualitario de la NRS fue el resultado más importante para Moscú.

“Greater Eurasia” es una importante idea de cooperación internacional anunciada por el presidente Putin el año pasado durante el Foro Internacional Económico de San Petersburgo.

El único resultado concreto de la NRS para Moscú es la creación del Fondo de Inversión de China y Rusia para el Desarrollo Regional de la Cooperación, “que promoverá la cooperación entre el Noreste de China y el Extremo Oriente de Rusia”.

Sin embargo, en lo que respecta a la entrada de las empresas chinas en el Extremo Oriente de Rusia, la desconfianza que los inversores chinos reciben de las autoridades regionales eslavas a menudo dificulta dicha cooperación. No obstante, justo después del foro el presidente Putin intentó transmitir optimismo declarando que no había motivos para temer que las empresas chinas “se hagan cargo de la economía rusa”.

El 15 de mayo de 2017. Fuente: ReutersEl 15 de mayo de 2017. Fuente: Reuters

Por lo visto, la discusión más detallada sobre el contenido económico de la cooperación bilateral se ha pospuesto hasta la próxima visita del presidente Xi Jinping a Moscú en julio. Esto podría dar a Moscú algo de tiempo para preparar un debate constructivo.

Tras los resultados de su visita de dos días a China, el presidente Putin ha declarado que “es un pecado no aprovechar las oportunidades” de esta cooperación. Lo que no mencionó el presidente es la lista de otros postores para la inversión china. A juzgar por las dimensiones del Foro de la Nueva Ruta de la Seda, Moscú se enfrenta a bastantes competidores en la carrera por el dinero chino.

¿Una franja, un líder?

Xi Jinping. Fuente: ReutersXi Jinping. Fuente: Reuters

La escala del evento fue impresionante. “Es la primera experiencia de China organizando una plataforma internacional con tantas autoridades para debatir su iniciativa principal”, comenta a RBTH Ígor Denísov, investigador sénior del Centro de Estudios de la Organización de Cooperación de Shanghái de la Universidad MGIMO.

El presidente Xi Jinping señaló el papel universal de la iniciativa en el desarrollo mundial en esta nueva era y añadió algunos detalles prometedores: una inversión de 14.500 millones de dólares al Fondo de la Ruta de la Seda, 55.000 millones de dólares para apoyar al Banco de Desarrollo de China y al Banco Exim de China, ambas entidades estatales, y 113.000 millones de dólares adicionales para financiar proyectos de infraestructuras.

El foro y la Iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda se consideran el triunfo de Xi Jinping justo antes del evento político más importante de China: el 19º Congreso del Partido Comunista. Pekín ha procurado asegurarse el éxito fuera como fuera.

Un inversor muy exigente

En 2015 Rusia y China firmaron un acuerdo para la cooperación entre la Unión Económica Euroasiática (UEEA) y la NRS. El mayor resultado fue el inicio de las negociaciones sobre la creación de una zona de libre comercio entre la UEEA y China.

En cuanto a las relaciones bilaterales, aunque Moscú se percibe como uno de los socios más activos de la NRS, no existen demasiados proyectos concretos en curso. Los más importantes son un contrato gasístico entre Gazprom y CNPC (2014), la inversión del Fondo de la Ruta de la Seda en Sibur y el proyecto de GNL de Yamal (2015) y la autopista Europa Occidental – China occidental.

Los inversores chinos cada vez son más exigentes con los proyectos que financian. En 2016 la inversión total de empresas chinas en los países de la NRS cayó por primera vez en tres años. En 2015 los países de la NRS reunían el 12,6 % de la inversión total de China y en 2016 este índice cayó hasta el 8,5 %. En lo que llevamos del 2017, el índice sigue cayendo.

Además, los observadores de China en Rusia se muestran cada vez más escépticos con el contenido económico real de la NRS. Las rutas de transporte terrestre de la NRS en Eurasia ayudan a ahorrar tiempo en el envío, pero el soporte logístico por mar sigue siendo al menos un 50 % más barato.

Los expertos europeos también señalan que la NRS es “no tanto un plan práctico como una visión política más amplia”. Por ahora, el flujo comercial desde China a Europa por rutas terrestres es prácticamente unidireccional, algo que no resulta eficaz desde el punto de vista económico.

A pesar de las críticas del contenido de la iniciativa y de las intenciones de Pekín, China sigue siendo uno de los mayores inversores del mundo. No obstante, “los inversores chinos se están volviendo más expertos y pragmáticos. Si un proyecto no está bien preparado y presentado, no hay modo de obtener financiación china. Y Rusia no es ninguna excepción a esta regla”, comenta Oleg Remyga, director del Laboratorio de Estudios Chinos de la Escuela de Administración de Moscú en Skólkovo.

+
Síguenos en nuestra página de Facebook