Los autores del atentado en San Petersburgo volvieron desde Siria

AP
Un grupo desconocido hasta ahora asume la autoría del atentado terrorista del pasado 3 de abril en el metro de San Petersburgo, en el que hubo 16 víctimas mortales. Aunque no se haya confirmado la veracidad del mensaje, los expertos consideran que todo apunta a que es cierta y advierten sobre un reagrupamiento de los terroristas.

El mensaje del grupo islamista Katibat al-Imán Shamil (Batallón del Imán Shamil) en el que asume la autoría del atentado terrorista de San Petersburgo apareció el pasado 24 de abril en una página de Mauritania. Según información de diferentes medios se trata de un comportamiento habitual de los yihadistas.

El hasta ahora desconocido grupo se dirigió al “pueblo ruso” y le instó a presionar al gobierno para que “detenga la guerra contra los musulmanes en Siria, Chechenia y Libia”. Según el comunicado, el autor del ataque terrorista fue  Akbarjón Djalílov, uno de los miembros del batallón, que amenaza a Rusia con nuevos ataques. Además, se deduce que está vinculado a Al Qaeda. Según la BBC, influyentes miembros de la organización han pactado el comunicado a través del chat de Telegram.

Hay dos versiones sobre la procedencia del nombre del grupo terrorista. Según algunos el batallón se llama así en honor a Shamil Basáyev, al extremista checheno que participó en las dos guerras de la república norcaucásica, ocurridas en los años 90 y 2000. La segunda versión hace referencia al imán Shamil, que reunió a los montañeses del Cáucaso Norte en el siglo XIX y luchó contra Rusia durante varias décadas del siglo XIX.

“Los grupos aparecen como setas”

El hecho de que la organización no fuera conocida no significa que el comunicado sea falso, opinan los expertos. Según Serguéi Deminenko, del Insituto de Ciencias Sociales del Instituto de Ciencias Sociales de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública, es muy posible que el grupo exista. “No se pueden hacer pronósticos acerca de la aparición de estructuras de este tipo. Normalmente estos grupos aparecen para tratar de probarse a sí mismos, con el objetivo de jurar lealtad a algo más sustancioso, como Al Qaeda, por ejemplo. El número de este tipo de grupos es infinito. Antes salían como setas en Irak”, comenta el experto a RBTH. Mientras tanto, Semión Bagdasárov, director del Centro de Estudios de Oriente Medio y Asia Central, señala que los grupos extremistas aparecen constantemente.

Por su parte, el analista Alexander Shumilin comenta que no es raro que el mensaje apareciera en una página de Mauritania ya que los yihadistas utilizan cualquier plataforma accesible para difundir sus mensajes.

Este experto cree que la aparición del batallón podría ser una muestra de que hay serios cambios entre los terroristas. “Actualmente los principales grupos terroristas están reagrupando sus fuerzas. A medida que se destruyan las formaciones básicas del Estado Islámico en Siria e Irak, los guerrilleros y su actividad operativa se desplazarán hacia la periferia, a lugares como el Cáucaso Norte”, advierte el analista.

Tal y como subraya Deminenko, entre los extremistas que luchan en Oriente Próximo hay muchos llegados desde Rusia. En Siria hay grupos compuestos completamente por chechenos. En unas circunstancias en las que los van expulsando de la región, vuelven poco a poco al país.

Anteriormente, cuando se ordenó el arresto de uno de los participantes en el atentado terrorista, una juez estableció que había posibilidades de que hubiera nexos entre los autores del ataque y  extremistas en Oriente Próximo. Según la magistrada hay información sobre la financiación por parte de un grupo extremista internacional con base en Turquía.

Una estrategia antiterrorista en varios frentes

Los expertos señalan que es necesario desarrollar una estrategia compleja para contrarrestar la amenaza yihadista. No es suficiente activar la lucha contra los extremistas en Oriente Próximo, ya que si es así simplemente comenzarán a volver más rápidamente a sus países, entre ellos, Rusia.

Deminenko considera que los servicios especiales rusos “se deben centrar en las casas de los terroristas, para que todo esté listo cuando vuelvan”. Sin embargo, sería un error estratégico apoyarse exclusivamente en métodos basados en la fuerza, ya que en este caso hay una determinada ideología (islamismo radical o wahabismo) que presenta un reto a la sociedad.

Este radicalismo no puede ser derrotado con medidas operativas ya que la vitalidad de esta ideología depende del componente social, apunta el experto. Sus ideas igualitarias se dirigen hacia “los humillados y ofendidos”. “Para poder contrarrestar con éxito estas ideas radicales, Rusia necesita estructurar de manera competente su política interior y su propaganda, para que los extremistas se vean en un vacío cultural, político y económico”.