¿Por qué asesinaron en Kiev a un exdiputado ruso?

Justo tras el asesinato, el gobierno ucraniano ha acusado a Rusia.

Justo tras el asesinato, el gobierno ucraniano ha acusado a Rusia.

RIA Novosti
El asesinato de Denís Voronénkov en el centro de la capital de Ucrania provoca un cruce de acusaciones entre Moscú y Kiev.

El 23 de marzo al mediodía, el exdiputado de la Duma Estatal rusa Denís Voronénkov pasaba junto al hotel Premier Palace, en el centro de Kiev, cuando fue abatido. El atacante, que actuó en solitario, disparó contra Voronénkov un mínimo de ocho balas. El guardaespaldas de Voronénkov disparó contra el atacante y ambos resultaron heridos. Según el periódico ucraniano El observador, el asesino, nacido en 1988, estaba en busca y captura y falleció en el hospital como consecuencia de las heridas.

¿Emigrante político o estafador?

Voronénkov fue diputado del parlamento ruso entre 2011 y 2016, pero en 2014 el Comité de Investigación de Rusia solicitó a la Duma Estatal que se le retirara la inmunidad porque se le acusaba de estafa a gran escala. En otoño del año pasado Voronénkov abandonó Rusia y en diciembre se trasladó a Ucrania junto con su esposa, la también exdiputada María Maksakova. Rusia lo declaró en búsqueda internacional y le impuso un arresto en ausencia.

En Kiev, el exdiputado obtuvo la nacionalidad ucraniana y lanzó duras críticas contra el gobierno ruso. Según él, las acusaciones de Moscú estaban motivadas políticamente y eran debidas a que había dado muestras a la Fiscalía General de Ucrania sobre el caso de traición de Estado del expresidente Víktor Yanukóvich. En Ucrania Voronénkov criticó a Rusia por la reunificación de Crimea (aunque en 2014, siendo diputado de la Duma Estatal, había votado a favor de esta decisión) y declaró que había recibido ofertas para trabajar en los servicios de inteligencia de Ucrania.

Fuente: ZUMA Press/Global Look PressFuente: ZUMA Press/Global Look Press

La reacción al asesinato

Tras el asesinato el gobierno ucraniano acusó a Rusia. El presidente Petró Poroshenko calificó los hechos de “atentado terrorista” y aseguró que tras el asesinato se encuentraba “la huella de los servicios de inteligencia rusos”. El fiscal general, Yuri Lutsenko, ha subrayado que Voronénkov estaba dando valiosos testimonios en el caso de Yanukóvich y que Rusia se ha encargado de “eliminar al testigo para dar una lección a los demás”.

Los políticos y funcionarios rusos niegan todas las acusaciones. Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente, ha calificado las declaraciones sobre la huella rusa en el asesinato de total absurdo, y ha resaltado que Ucrania ha sido incapaz de garantizar la seguridad de Voronénkov.

Peskov también ha expresado su esperanza de que Ucrania lleve a cabo una investigación completa y objetiva sobre las circunstancias del asesinato. María Zajárova, portavoz oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, ha declarado que las últimas acusaciones de Poroshenko contra Rusia son la prueba de que “la investigación no puede ser imparcial y objetiva”. Además, Zajárova ha expresado sus condolencias a los familiares y amigos de Voronénkov.

Denís Voronénkov con su esposa María Maksakova. Fuente: ReutersDenís Voronénkov con su esposa María Maksakova. Fuente: Reuters

Una de las más severas reacciones a lo sucedido ha sido la inesperada publicación de la suegra de Voronénkov, Liudmila Maksakova. “Gracias al Señor, ¿qué íbamos a hacer con él? Gracias a Dios que finalmente han matado a un hombre tan vil”, cita las palabras de Maksakova el periódico Life.

¿Qué servicios de inteligencia son los culpables?

El exdiputado de la Duma Estatal Iliá Ponomariov, que también vive en Kiev e iba a reunirse con Voronénkov cuando fue asesinado, comparte la opinión del gobierno ucraniano. “Voronénkov era terriblemente peligroso para las autoridades rusas”, escribe Ponomariov en Facebook.

Alexéi Mujin, director del Centro Ruso de Información Política, duda de esta afirmación y cree que los servicios de seguridad rusos no necesitaban a Voronénkov. “Con sus testimonios y entrevistas había agotado su potencial amenazante”.

Además, el asesinato de un fugitivo político en el centro de una ciudad de tres millones de personas sugeriría inmediatamente la implicación de Rusia y eso es lo último que necesitas los servicios secretos rusos.

María Maksakova en el lugar del asesinato. Fuente: ReutersMaría Maksakova en el lugar del asesinato. Fuente: Reuters

Mujin cree que el asesinato podría haber sido preparado por los servicios secretos ucranianos con el objetivo de acusar al Kremlin. Varios políticos rusos comparten esta visión. El diputado Evgueni Revenko, de Rusia Unida, declara: “Lo que aquí tenemos es una cínica y cruel provocación de los servicios secretos ucranianos”.

Una versión diferente

Hay otra hipótesis que vincula el asesinato de Voronénkov con sus actividades de negocios. Frants Klintsévich, vicepresidente del Comité de Defensa y Seguridad de la Cámara alta del parlamento, recuerda las relaciones de Voronénkov con una serie de negocios ilegales. “Manejaba mucho dinero 'sucio' y eso siempre es peligroso”, cita al político la agenia RIA Novosti.

Consecuencias

Independientemente de quien haya asesinado a Voronénkov, los politólogos creen que agravará las relaciones entre Rusia y Ucrania. En realidad ya lo ha hecho. “Nos espera otro periodo de acusaciones en los medios. Ucrania acusará a Rusia, mientras que Rusia lo negará y acusará a Ucrania”, cree Mujin.