La conexión rusa de David Rockefeller

David Rockefeller.

David Rockefeller.

Getty Images
El recién fallecido David Rockefeller, banquero y hombre de negocios estadounidense, visitó la URSS desde los años 60. Fue un hombre con gran poder y mantuvo contactos con la élite soviética desde los años 60. Se sabe también que se reunió en varias ocasiones con Gorbachov.

Rockefeller fue conocido por sus numerosos contactos con políticos de todo el mundo. Se cree que mantuvo encuentros personalmente con más de 200 líderes de al menos 100 países.

Durante los años 60 y 70, cuando David Rockefeller, uno de los herederos de la fortuna del fundador del imperio petrolero Standard Oil, se convirtió en director de uno de los mayores bancos estadounidenses, Chase Manhattan, mantuvo frecuentes contactos con los líderes soviéticos.

En sus memorias, tituladas Un banquero en el siglo XX, Rockefeller escribe que para que su banco pudiera crecer en el ámbito internacional fue necesario aprender a interactuar con regímenes “opuestos a los principios democráticos y a la actividad del libre mercado”, pero que controlaban una parte considerable del planeta. Entre estos regímenes el multimillonario citaba a la URSS. Rockefeller fue capaz de entablar una relación con los líderes soviéticos y Chase se convirtió en el primer banco estadounidense que abrió una sucursal en la Unión Soviética.

Las conferencias de Dartmouth

La sucursal de Chase abrió sus puertas en el centro de la capital soviética en 1973. El evento estuvo precedido de más de diez años de contactos bastante frecuentes entre el multimillonario y los representantes de la sociedad y el gobierno de la URSS.

Estos contactos se llevaron a cabo en el formato de las llamadas conferencias de Dartmouth, que comenzaron a organizarse en EE UU y la URSS desde la llegada de Dwight Eisenhower al poder. Estaban llamadas a estimular la relación entre las dos superpotencias en plena Guerra Fría.

Inicialmente, en los encuentros de este tipo predominaban los representantes de la sociedad civil, aunque luego, según las memorias de Rockefeller, comenzó a apostarse cada vez más por los expertos.

Una dura conversación con Jruschov

La idea de organizar una reunión entre Rockefeller y el líder soviético Nikita Jruschov, según las memorias del multimillonario, fue del secretario general de la ONU U Thant. El encuentro se celebró en 1964, cuando Rockefeller viajó a Leningrado para asistir a una de las primeras conferencias de Dartmouth. Jruschov invitó al multimillonario y a su hija a visitar el Kremlin de Moscú.

David Rockefeller. Fuente: Getty ImagesDavid Rockefeller. Fuente: Getty Images

Según Rockefeller, el encuentro con Jruschov fue inusual: “áspero, agresivo por momentos, incluso hostil”. Rockefeller acusó a Jruschov de organizar en algunos países de Latinoamérica y Asia cambios de régimen con la ayuda de los partidos comunistas locales. El líder soviético respondió irritado que las revoluciones se organizan por motivos objetivos, y no por acción de una injerencia externa. A pesar del duro carácter de la conversación, al finalizar esta al banquero estadounidense no le quedó una sensación de hostilidad por parte del líder soviético.

Rockefeller estaba a favor de la normalización de las relaciones entre EE UU y la URSS, según escribe en su libro Buitres y palomas de la guerra fría el organizador soviético de las conferencias de Dartmouth, Gueorgui Arbátov. Este académico soviético recuerda al multimillonario estadounidense como un hombre modesto, culto, con una rápida capacidad de reacción y una mente muy aguda.

Según el propio Rockefeller, el multimillonario pertenecía a ese pequeño grupo de banqueros estadounidenses que querían ampliar el comercio con Moscú y sus satélites de Europa del Este contando con las ventajosas “consecuencias políticas” del desarrollo de los contactos comerciales. El multimillonario declaraba que esto se vio obstaculizado en gran medida por la aprobación en el Congreso de la enmienda Jackson–Vanik en 1974, que no permitía reconocer a la URSS el privilegio de máxima benevolencia en el comercio.

Durante los años 70 Rockefeller viajó a la URSS casi cada año y se reunió en varias ocasiones con el primer ministro Alexéi Kosyguin. Kosyguin estaba interesado en ampliar los contactos económicos de ambos países y propuso medidas revolucionarias incluso para nuestros días.

David Rockefeller (a la izquierda) con Alexéi Kosyguin (a la derecha). Fuente: Yuriy Ivanov/RIA NovostiDavid Rockefeller (a la izquierda) con Alexéi Kosyguin (a la derecha). Fuente: Yuriy Ivanov/RIA Novosti

Gorbachov y la conversión del rublo

Rockefeller se reunió también con Mijaíl Gorbachov, que le provocó una fuerte impresión por su carisma y sus modales desenvueltos. Durante un encuentro el banquero preguntó al secretario general cómo pensaba “abrir” la economía soviética, si se establecería una conversión del rublo, pero el multimillonario no recibió en aquel momento ninguna respuesta por parte del gobernante soviético.

Mijaíl Gorbachov (a la izquierda) con David Rockefeller. Fuente: Vyacheslav Runov/RIA NovostiMijaíl Gorbachov (a la izquierda) con David Rockefeller. Fuente: Vyacheslav Runov/RIA Novosti

El banquero se encontró con Gorbachov en varias ocasiones, incluido el año 1992, después de la caída de la URSS. Varios años antes de ello Rockefeller se encontró con Borís Yeltsin. El futuro presidente de Rusia visitó EE UU por primera vez en 1989 y participó en un Consejo sobre Asuntos Internacionales. Después del consejo se celebró una cena presidida por el banquero estadounidense.

Rockefeller visitó la Rusia postsoviética en 2003. El motivo de su visita fue la presentación de sus memorias en ruso.