Ucrania se convierte en el mayor importador de carne y cerveza rusas

Alexey Malgavko/RIA Novosti
A pesar de la prohibición oficial los alimentos llegan a través de Donetsk y Lugansk, informan medios rusos.

Ucrania continúa siendo el mayor comprador de cerveza rusa y acaba de convertirse en el país que más carne importa desde el país euroasiático, relegando a Kazajistán al segundo lugar, según información del diario Védomosti, que cita al Servicio Federal de Aduanas.

Según los datos de este organismo, en 2016 Ucrania importó cerca del 30% de toda la cerveza y la carne rusas. Los productos rusos se suministran a las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, escribe Védomosti, utizando fuentes de numerosas compañías rusas.

Oficialmente Ucrania no compra ni carne ni cerveza a Rusia. El gobierno prohibió el suministro de la mayoría de los productos procedentes de Rusia (lo que incluía a la carne y a la cerveza) a finales de 2015, como respuesta al embargo alimentario ruso. Según el Servicio de Estadísticas de Ucrania, entre enero y noviembre de 2016 las importaciones de carne rusa a Ucrania descendieron en más de 40 veces hasta los 15.400 dólares, aunque según fuentes de RBTH este organismo no ha publicado datos reales. 

Bloqueo de alimentos a Donetsk y Lugansk

Los expertos entrevistados por RBTH creen que lo más realista es pensar que las cifras se deben a los suministros de comida enviados a los territorios del este del país. “No hay un crecimiento de los envíos de alimentos rusos a otras partes de Ucrania. Al contrario, ha descendido hasta unos niveles miserables”, declara Iván Rubánov, director del grupo analítico del Comité de Agricultura del Gobierno ruso. Según él, la carne, la cerveza, la leche así como otros productos de agricultura son más baratos en Ucrania que en Rusia.

“Lo más probable es que se trate de la ayuda humanitaria a las repúblicas de Donetsk y Lugansk”, explica Musheg Mamikonyán, presidente del Consejo Cárnico del Espacio Económico Euroasiático, el mercado único establecido entre Rusia, Kazajistán y Bielorrusia. Según él, la situación actual es temporal y una vez que se trate el asunto del bloqueo a las repúblicas de Donetsk y Lugansk por parte de Ucrania, pare la violencia y exista la posibilidad de viajar a estos territorios desde Ucrania, cambiará la situación de las exportaciones de comida.

Rubánov cree que la mayoría de los suministros se envían a las repúblicas autoproclamadas para consumo propio, ya que el embargo ucraniano ha provocado importantes restricciones entre la población urbana. “Fíjese, en el territorio de ambas repúblicas hay dos grandes centros regionales, incluyendo Donetsk, que cuenta con más de un millón de residentes, y solo en una pequeña parte de estas regiones hay tierras de cultivo”, señala.

La situación actual requiere que se revisen las relaciones comerciales entre Rusia y las repúblicas autoproclamadas y con el resto de Ucrania. “En estos momentos las medidas que Rusia toma contra Ucrania también afectan a Donetsk y Lugansk y eso es absurdo, teniendo en cuenta su posición y políticas respecto a Rusia”.

El resto de las regiones del país no tienen problemas de producción alimentaria para satisfacer la demanda doméstica. “En 2016 en Ucrania hubo cosechas de cereales bastante grandes debido a las buenas condiciones meteorológicas. Además, tiene un amplio potencial para la producción de carne, sobre todo, aves de corral”, explica Dmitri Sokolov, de la Academia Presidencial Rusa de Economía Nacional y Administración Pública.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.