¿Son una amenaza para Rusia los nuevos acuerdos de la OTAN?

Tanques estadounidenses M1 Abrams .
Tanques estadounidenses M1 Abrams . / Reuters
Los expertos rusos coinciden en que Rusia actualmente no debe tomar medidas demasiado severas que puedan empeorar sus ya difíciles relaciones con la alianza.

La OTAN acaba de tomar dos decisiones con potencial para intranquilizar a Rusia. Los ministros de Defensa de los países del Báltico firmaron los días 15 y 16 de febrero un acuerdo que permitirá a las tropas de la OTAN cruzar su territorio y llegar a las fronteras con Rusia en menos de una jornada. Y el nuevo director del Pentágono, James Mattis, ha declarado que es necesario establecer la relación con Rusia desde una posición de poder.

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, ha expresado sus dudas respecto al éxito que podría tener este tipo de diálogo con Rusia y ha pedido explicaciones.

Por ahora no habrá ninguna nueva contramedida

Según los expertos, el despliegue de 4000 soldados de la OTAN en las fronteras con Rusia en el marco de la rotación anunciada previamente, así como el actual acuerdo sobre el libre desplazamiento de las tropas de la OTAN hasta sus fronteras, no son nada fuera de lo común, ya que la Alianza no incumple formalmente el Acta Fundacional Rusia — OTAN firmada en 1997. En aquel momento ambas partes acordaron que la alianza militar se comprometía a no desplegar “un contingentes militares significativos” cerca del territorio de Rusia.

Según Vladímir Evséyev, experto militar y director adjunto del instituto de los países de la CEI, el documento únicamente contiene tecnicismos y no conllevará ningún cambio radical en la frontera rusa. Por esta razón, Rusia no emprenderá ningún tipo de medida agresiva como respuesta que pueda aumentar el nivel de la confrontación con la OTAN.

“Rusia reaccionará únicamente a los cambios reales en sus fronteras, como el despliegue de nuevos sistemas ofensivos y contingentes militares. Por ahora, el Ministerio de Defensa se limitará a trabajar de acuerdo con el plan inicial de desarrollo de las Fuerzas Armadas de Rusia aprobado por el presidente hasta el año 2025. Este programa no sufrirá ningún cambio”, señalaba en una entrevista para RBTH el analista militar de Izvestia, Dmitri Safónov.

Soldados alemanes. Foto: ReutersSoldados alemanes. Foto: Reuters

Según señala el experto, en el marco de este programa Rusia ya está desplegando nuevas tropas en el Distrito Militar Oeste y está llevando a cabo un rearme a gran escala del ejército con modelos de armamento más modernos.

Entre las contramedidas que ya se llevaron a cabo en enero de 2016, el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, anunció la creación de tres nuevas divisiones (una división en tiempos de paz puede contener hasta 13.000 personas).

Posibles respuestas para Mattis

Los expertos coinciden en que Rusia actualmente no debe tomar medidas demasiado severas que puedan empeorar sus ya difíciles relaciones con la alianza. “Tenemos que seguir trabajando tranquilamente en la modernización de nuestras fuerzas armadas y de nuestra economía, así como buscar nuevos puntos en los que poder encontrar un entendimiento mutuo”, concluye el director del instituto de EE UU y Canadá de la Academia Rusa de Ciencias, Valeri Garbúzov.

“Mattis representa a una generación de militares serios y es consciente de que los gestos simbólicos como el despliegue de cuatro batallones en los países del Báltico no desempeñarán ningún papel en caso de un importante conflicto militar con Rusia. Todo esto no es más que política”, declara a RBTH el jefe de redacción de la revista Rusia en la política global, Fiódor Lukiánov. 

El experto subraya también que una política de desarrollar relaciones con Rusia desde una postura de poder puede significar para EE UU la modernización de su potencial nuclear o el rearme de su ejército. “Ahora empieza una época del clásico modelo de gobierno republicano: demostración y aceptación del uso de la fuerza. Mattis será un magnífico asistente de Trump en este sentido” — añade el experto.

Sin embargo, por ahora EE UU no ha dado ningún paso concreto, por lo que es pronto para hablar sobre cuál puede ser la reacción de Rusia.

Descubre más:

Relaciones Rusia EE.UU | Sección especial de RBTH.