“El Estado Islámico en Irak está llegando a su fin”

Un hombre y un niño frente a la casa destruida por los combatientes del Estado Islámico en Mosul, Irak.

Un hombre y un niño frente a la casa destruida por los combatientes del Estado Islámico en Mosul, Irak.

Reuters
Los combatientes kurdos armados, los peshmerga desempeñaron un papel muy importante en la operación para liberar la ciudad iraquí de Mosul de manos del Estado Islámico. El mayor Kava Husein, comandante de batallón que ha viajado a Moscú para participar en los preparativos para una próxima operación que promete ser dura, habla al periódico online Gazeta.ru sobre la batalla por la ciudad, los niños suicidas que utilizan los yihadistas y el campo de reeducación de prisioneros del Estado Islámico en Kirkuk.

El asalto a esta ciudad de un millón de habitantes comenzó el pasado 17 de octubre. Desde entonces, el ejército de Irak junto con la coalición internacional liderada por EE UU ha logrado ocupar por completo la parte oriental de la ciudad. En estos momentos, la coalición se prepara para atacar el oeste de Mosul. La pasada operación fue exitosa en gran parte gracias a los kurdos iraquíes. En pocos días estas fuerzas liberaron todas las poblaciones al norte de la ciudad, abriendo el paso de este modo al ejército gubernamental.

Husein lucha desde los 18 años en las filas de los peshmerga (que en kurdo significa “los que se enfrentan a la muerte”). Ahora Husein es el comandante de un grupo de 400 combatientes.

— ¿Es cierto que la parte este de Mosul está completamente liberada o existen todavía distritos en disputa?

— Hace unos días se expulsó del este de la ciudad a los últimos guerrilleros del Estado Islámico. Nosotros nos aseguramos de que todo había quedado libre y transferimos el control al ejército iraquí, según lo acordado entre Erbil y Bagdad. En muchos distritos liberados encontramos cabezas cortadas de héroes de nuestras filas.

Niños a través de la ventana de un automóvil destrozado en un barrio industrial de Moscul, Irak. Foto: ReutersNiños a través de la ventana de un automóvil destrozado en un barrio industrial de Mosul, Irak. Foto: Reuters

— Según sus pronósticos, ¿cuánto se tardará en liberar la parte occidental?

— Creo que tardaremos unos tres o cuatro meses, porque los distritos que quedan ocupados serán muy difíciles de liberar.

— ¿En qué consiste esta dificultad?

Los guerrilleros en Mosul mantienen el contacto con Siria. Cruzan las fronteras como quieren y reciben ayuda siempre que lo necesitan. Los peshmerga están preparados para la operación, pero el ejército iraquí no lo está en absoluto, aunque tiene armas de última generación y sus soldados están bien equipados.


En estos momentos, en las filas de la Peshmerga del Kurdistán iraquí luchan unos 150.000 combatientes. Cerca de una tercera parte, como la brigada de Husein, militan en el partido político Unión Patriótica del Kurdistán (PUK). Estas filas defienden el área petrolera de Kirkuk.

Soldados iraquíes en el que fuera el hotel de cinco estrellas Ninewah Oberoi. Foto: ReutersSoldados iraquíes en el que fuera el hotel de cinco estrellas Ninewah Oberoi. Foto: Reuters


— Si tengo que describir nuestra táctica en líneas generales, nosotros nunca avanzamos desde el frente, sino que preferimos rodearlo. Las brigadas avanzadas del Estado Islámico siempre son soldados suicidas. No es fácil defenderse de ellos y salir vivo. Por eso los rodeamos desde atrás y solo entonces comenzamos el ataque. Debido a la poca protección de sus posiciones y al elemento sorpresa, durante mucho tiempo fueron incapaces de ofrecer resistencia.

— ¿Y cuál es la táctica que utiliza el Estado Islámico?

— Luchar contra el Estado Islámico es una experiencia muy amarga porque son guerrilleros suicidas. A menudo envían a niños contra nosotros, y eso es lo único que nos detiene. Por ejemplo, envuelven a un niño en explosivos y lo mandan al encuentro de nuestros soldados. También utilizan a mujeres como escudos humanos.

— ¿Hacen prisioneros los islamistas?

— Cuando los guerrilleros capturan a un soldado peshmerga, le cortan la cabeza al cabo de diez minutos.

Iraqi army soldiers detain a person suspected of belonging to Islamic State militants during a battle with Islamic State militants in Arabi neighborhood in Mosul, Iraq, January 26, 2017.  / Reuters Soldados iraquíes detienen a un sospechoso de pertenecer al Estado Islámico en Mosul./ Reuters

— ¿No hacen prisioneros ni para pedir rescates?

— Solo quieren sangre. El Estado Islámico no tiene el objetivo de llegar a ningún acuerdo económico con nosotros, porque no necesitan nuestro dinero. Tienen un buen apoyo económico. El Estado Islámico tiene todo lo que necesita, por eso no tiene ninguna intención de negociar.

— ¿Y los peshmerga hace prisioneros? ¿O es una guerra a muerte?

— Yo mismo hice un prisionero del Estado Islámico con mis manos. Después de esposarlo, le di de beber para que se tranquilizara. Y cuando los hacemos prisioneros, les damos de comer. Porque en primer lugar son personas y no queremos que las personas sufran. Pero ellos a nosotros no nos dan este trato.

La “reeducación” de los antiguos soldados del Estado Islámico

— Últimamente muchos guerrilleros del Estado Islámico se entregan. Son conscientes de que al Estado Islámico en Irak le está llegando el fin. Ya hemos abierto un campo especial vigilado en Kirkuk para los guerrilleros que deciden entregarse.

— ¿Y cuánto dura esta “reeducación”?

— No puedo responder a eso con exactitud, ya que no es responsabilidad mía. Pero sé que en este campo se controla atentamente a los guerrilleros arrepentidos. Y en cuanto están seguros de que los terroristas realmente han dejado de pensar en volver al Estado Islámico, los liberan en la ciudad para que vivan entre los demás civiles. Últimamente han comenzado a entregarse familias enteras del Estado Islámico.

Desplazados iraquíes que huyen del Estado Islámico en Mosul hablan con soldados peshmerga en el campo de Khazer. Foto: ReutersDesplazados iraquíes que huyen del Estado Islámico en Mosul hablan con soldados peshmerga en el campo de Khazer. Foto: Reuters

— Una vez se libere completamente Irak del Estado Islámico, ¿qué sucederá después?

— Nosotros defenderemos nuestra independencia. Pero no podemos resolver esta cuestión nosotros solos. Tenemos las esperanzas puestas en Rusia, contamos con su apoyo.

RBTH recuerda que desde septiembre de 2015 Rusia lleva a cabo una operación militar en Siria, a petición del presidente Bashar al Assad.

Según Husein, en el Kurdistán iraquí hay escuelas francesas y alemanas, pero no rusas. Ninguno de los visitantes de su delegación, salvo el traductor, sabía una sola palabra de ruso ni de inglés antes de llegar a Rusia. Solo hablan kurdo y árabe.

Artículo publicado originalmente en ruso en Gazeta.ru.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.