La respuesta rusa a la modernización de las fuerzas nucleares de EEUU

AP
A partir de 2020 Estados Unidos comenzará la producción de la nueva bomba nuclear táctica de caída libre B61-12. Esta ojiva tomará el relevo del armamento nuclear obsoleto de Estados Unidos en Europa. Según los expertos rusos, la bomba B61-12 ayudará a reanudar el trabajo bilateral para la reducción de armamento ofensivo de Moscú y Washington.

Estados Unidos está preparando la renovación de su arsenal nuclear táctico en Europa. En 2020 comenzará la sustitución de las bombas obsoletas B61-3, B61-4, B61-7 y B61-10 por el nuevo modelo B61-12.

Según comenta a RBTH el experto militar de TASS Víktor Litovkin, el rasgo distintivo principal del nuevo modelo será su posibilidad de controlar la explosión. Los pilotos podrán detonar la carga de forma remota dependiendo de la misión prevista: bien se trate de un objetivo en pleno vuelo hacia territorio del enemigo o de un objetivo en tierra e incluso bajo tierra.

Además, las bombas B61-12 tendrán una nueva unidad de cola que aumentará su precisión y su dirigibilidad.

El Kremlin no ha hecho declaraciones demasiado severas sobre los planes de renovación de los arsenales nucleares tácticos en Europa. Dmitri Peskov, secretario de prensa del presidente de la Federación Rusa, ha señalado que la necesidad de Rusia de responder a las acciones emprendidas por Estados Unidos deben valorarla los expertos militares.

Las posibilidades de la nueva B61

Foto: APFoto: AP

“La B61-12 es una bomba nuclear táctica de caída libre con una potencia de entre 10 y 340 kilotoneladas dependiendo del objetivo, es decir, de si se trata de personas en el teatro de operaciones militares o de poblaciones y silos de misiles” — comenta para RBTH Víktor Litovkin.

Para llevar a cabo ataques contra instalaciones se utilizarán los cazas de quinta generación F-22 Raptor y F-35 Lightning II, así como el avión de asalto A-10 Thunderbolt y los cazas multifuncionales F-16.

“En la actualidad los modelos anteriores se encuentran almacenados en las bases de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Renania-Palatinado y Büchel, Alemania, así como en Holanda, Italia, Bélgica y Turquía” — informa Litovkin.

Según el experto, la potencia de la cabeza nuclear Little Boy, lanzada por las tropas estadounidenses el 6 de agosto 1945 sobre la ciudad japonesa de Hiroshima, era de entre 13 y 18 kilotoneladas. Como resultado de esta explosión de hace 71 años murieron más de 150.000 personas.

“La bomba Fat Man, lanzada sobre Nagasaki, se llevó la vida de más de 80.000 personas. Y en estos datos no se cuenta a las víctimas de la radiación. Imaginen de qué es capaz la nueva bomba nuclear, con una potencia que puede alcanzar las 340 kilotoneladas” — añade el analista militar.

¿Supone una amenaza para Rusia?

Según el investigador principal del Instituto de Economía Mundial y Relaciones Internacionales de la Academia Rusa de Ciencias Vladímir Dvorkin, la modernización del armamento nuclear táctico de Estados Unidos es un procedimiento rutinario y no conlleva mayor amenaza para la seguridad de Rusia.

“Todos los tipos de armamento tienen un plazo de garantía en el servicio militar. En este caso, se trata de la sustitución planificada de las ojivas obsoletas por nuevas municiones modernizadas” — declara el experto.

Según señala Dvorkin, la bomba atómica en manos de potencias civilizadas es un arma de contención, no de ataque. “Los estadounidenses están sustituyendo la bomba B61 para después olvidarse durante otros diez años del a necesidad de renovar sus arsenales nucleares tácticos en Europa” — añade Dvorkin.

¿Tomará Rusia alguna medida como respuesta?

Según los expertos, Moscú no emprenderá ninguna medida militar como respuesta.

“Rusia está llevando a cabo la modernización planificada tanto de las fuerzas nucleares como de los sistemas de defensa antiaérea y antimisiles. Estas medidas permiten centrarse en el componente diplomático de los problemas, y no en el militar” –opina el observador militar de Izvestia Dmitri Safónov.

Según recuerda el experto, no existe ningún acuerdo internacional entre Moscú y Washington que regule los potenciales cualitativos y cuantitativos del armamento nuclear táctico.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies