"El Estado Islámico apostará en Europa por atentados de 'lobos solitarios”

Alemania.

Alemania.

Reuters
Entrevista a Vladislav Bélov, director del Centro de Investigaciones de Alemania del Instituto de Europa de la Acedemia Rusa de las Ciencias.

— ¿Cambiará la política de migración europea después de los atentados terroristas?

— No, no cambiará. El control sobre las personas recién llegadas ya es lo suficientemente estricto. Además en el interior de los países investigan a quien ya ha entrado en el territorio y tratan de identificar a los miembros del Estado Islámico.

Después de los atentados se reforzará el control, el trabajo de la policía será más riguroso pero dentro del contexto de las leyes que ya existen y son lo suficientemente severas.

— Días después de los ataques el primer ministro bávaro, Horst Seehofer, declaró que es necesario revisar la prohibición general de devolver a solicitantes de asilo a su país. ¿Crees que es una medida realista?

— Ya hay normas que regulan esta cuestión y según ellas Alemania ya podría deportar una parte de los migrantes. La pregunta es a dónde, sobre todo en relación a los ciudadanos de Siria y Libia. Todavía no hay respuesta a esta pregunta.

— ¿Influyen los atentados terroristas en las relaciones entre la sociedad alemana y los refugiados sirios?

— Creo que no. Alemania ha acogido a millón y medio de personas desde el verano pasado. Entre ellos algunos cometen crímenes. La sociedad es capaz de diferenciar el trigo de la paja y entiende que entre los ciudadanos de Alemania (de origen alemán o migrante) hay algunos que están vinculados con criminales. La gente va a pedir que haya unas relaciones más severas con aquellos que violan las leyes y responden favorablemente a una dura política gubernamental en relación a los criminales.

— ¿Hasta qué punto es importante el papel del líder del gobierno a la hora de resolver los problemas vinculados a la migración? ¿Cree que si Sarkozy llega al poder cambiará algo en Francia?

— El papel del líder es sustancial pero en la situación actual puede cambiar poco. El mandatario no tiene la capacidad para parar la llegada de los migrantes.

— En Rusia todavía no hay antentados reinvindicados por el Estado Islámico. ¿Pone esto de manifiesto la influencia de Putin en el país y los contactos con los dirigentes de las repúblicas caucásicas?

— Dudo que el líder de Chechenia y los de otras repúblicas cuacásicas sean un factor disuasorio contra el Estado Islámico. Al contrario, Kadírov y Putin son enemigos de estos grupos.

Sobre todo desde septiembre del año pasado, cuando Rusia comenzó a intervenir a favor del gobierno legal de Siria. Este hecho aumentó el riesgo de ataques terroristas en el país. Al mismo tiempo, la mayoría de la población musulmana en Rusia es suní, y no chií, de modo que el papel de mandatario es importante. Aunque su papel no es el de disuadir sino el de organizar.

Hay que reconocer el mérito de las autoridades regionales que trabajan con la llegada de migrantes en zonas fronterizas como el Cáucaso Norte. Aunque la estructura de la migración en nuestro país es otra hay que tenerlo en cuenta. La cuestión del tipo de migración es otro factor que permite mantener el orden en el país.

Quiero dejar claro que para el Estado Islámico Putin es un enemigo personal y eso hay que recordarlo.

— Los últimos atentados en Europa los han cometido “lobos solitarios”. ¿Cree que los servicios de inteligencia son capaces de hacer frente a este nuevo formato de ataques?

— Si esta persona entra en un sistema organizado, entonces sí podrá detenerse. Pero si es una persona con un desequilibrio psicológico, que realiza las acciones de manera espontánea, entonces es muy difícil prevenirlo. Es posible que se advierta a tiempo el peligro de una mochila o unas armas, pero los lobos solitarios son los más temibles. Por ejemplo, Israel tiene un sistema de seguridad de la mayor calidad. Todos los hombres cumplen el servicio militar y muchas mujeres también. Cualquiera está preparado para defender la sociedad de un ataque terrorista, pero aún así, hay atentados. No hay defensa posible ante un lobo solitario. Lo más probable es que, en el futuro, el Estado Islámico apueste por este tipo de gente.

— Francia y Alemania son miembros de la UE. ¿La eliminación de las fronteras internas no dificulta la resolución del problema con los migrantes?

— Claro que lo dificulta. El acuerdo Schengen permite que haya controles fronterizos en determinadas ocasiones. Francia, Alemania y Dinamarca ya lo han hecho. Pero la libertad de movimiento conseguida por la UE es una valor muy importante y por eso los controles fronterizos se introducen con prudencia.

— ¿Entonces no habrá controles siempre?

— No, en algunos lugares podrán estar durante un periodo de tiempo, pero habrá una suspensión del acuerdo de Schengen.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies