La OTAN retoma una vieja idea de Dmitri Medvédev

Jens Stoltenber,  secretario general de la OTAN, en la rueda de prensa tras el Consejo Rusia-OTAN celebrado en Bruselas

Jens Stoltenber, secretario general de la OTAN, en la rueda de prensa tras el Consejo Rusia-OTAN celebrado en Bruselas

Reuters
La Alianza anuncia que pretende revisar el documento de Viena, en el que se basa el sistema de seguridad entre Rusia y Europa, establecido tras el final de la Guerra Fría. En 2008, el entonces presidente ruso, Dmitri Medvédev, propuso revisarlo pero fue rechazado.

“No puede haber una vuelta a la cooperación práctica entre Rusia y la OTAN. Se mantienen profundos desacuerdos entre las partes. La reunión de hoy no ha cambiado eso”, subrayó el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, el pasado 20 de abril tras la primera reunión del Consejo Rusia-OTAN en dos años.

El Consejo OTAN-Rusia cesó sus actividades en 2014, tras el cambio de estatus de Crimea y esta cuestión continúa siendo un problema central en el estado actual de las relaciones entre Rusia y la Alianza. El cualquier caso, la semana pasada se retomaron las negociaciones en tres temas.

El primero fue la situación en Ucrania. Las partes apelaron de manera unánime a la implementación de los acuerdos de Minsk.

El segundo tema fue el fortalecimiento de la coordinación para prevenir incidentes. El más reciente tuvo lugar la semana pasada cuando un caza ruso Su-24 realizó un maniobra peligrosa sobre el destructor estadounidense USS Donald Coook en el mar Báltico. Rusia, por su parte, está preocupada por la expansión de la presencia militar de la OTAN cerca de sus fronteras.

Y por último, Afganistán. La Alianza mantiene una presencia militar en el país mientras que a Rusia le inquieta el aumento de la actividad de los grupos terroristas en el país, entre ellos los talibanes.

La sombra de Medvédev

Stoltenberg declaró en dos ocasiones que la OTAN iba a revisar el Documento de Viena, la base sobre la cual Rusia y la Alianza habían colaborado en el ámbito de la seguridad desde los años 90. No explicó concretamente cuáles podrían ser esos cambios. Sin embargo, parece evidente que la OTAN ya ha comenzado a trabajar en un documento que cambiará la estructura de la seguridad en Europa. Esta idea, tal y como está esbozada hasta el momento, emula la propuesta realizada por el entonces presidente Dmitri Medévdev tras el conflicto entre Rusia y Georgia en Osetia del Sur.

“Entonces Medvédev dijo que para las autoridades rusas las expansión hacia el este de la OTAN era una amenaza para su seguridad”, declara Dmitri Poliakov miembro del Centro PIR. “El presidente ruso propuso resolver estas dudas con un nuevo tratado que mejoraría el sistema de seguridad colectiva en Europa y clarificaría algunos términos algo vagos”.

En 2009 el entonces secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, recibió en la mesa de su despacho un borrador para un nuevo acuerdo, pero apenas avanzaron las negociaciones.

Robert Pszczel, director de la Oficina de Información de la OTAN en Moscú, cree que es el momento de cambiar el sistema de seguridad europeo. Según explica, la Alianza está especialmente preocupada por los ejercicios militares de Rusia.

“Desde un punto de vista legal, el Documento de Viena da derecho a cada país a no tener que informar acerca de los ejercicios que vaya a hacer, si estos no están planeados”, dijo Pszczel a Gazeta.ru. “Rusia ha utilizado constantemente esta oportunidad legal y, según nuestros datos, acumula hasta 100.000 personas para realizar ejercicios militares no planeados”.

Ignoran la propuesta

¿Por qué la OTAN ignoró la iniciativa de Medvédev cuando las relaciones no estaban todavía tan deterioradas? Pszczel afirma que es porque la propuesta rusa era demasiado ambiciosa. “Había dudas sobre si con este documento habría que imponer restricciones a las actividades de la Alianza”, explica.

“Además, la discusión principal era con la OSCE. Fue esta organización, y no la OTAN, la que rechazó la propuesta de Rusia”.

Alexander Grushkó, embajador ruso ante la OTAN, declaró que el evento mismo demostraba que el proyecto “Aislar a Rusia”, había fracasado. “Hemos tratado las principales cuestiones relacionadas con las situación de la seguridad en Europa”, explicaba en diplomático en el canal de televisión Rossiya-1. “Y eso, en sí mismo, no está mal”, porque en la actualidad Rusia coopera en cuestiones de seguridad con sus socios europeos según una base bilateral.

Según declaraciones oficiales del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, esperan que la “OTAN sea capaz de reunir también voluntad política”.

Publicado originalmente en ruso en Gazeta.ru

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies