Expertos rusos alertan sobre posible invasión turca de Siria

La tensión aumenta tras batallas en Alepo.

La tensión aumenta tras batallas en Alepo.

Reuters
Las autoridades turcas han repetido que no tienen intención de enviar tropas a Siria, pero los enfrentamientos y los ataques en la frontera entre ambos países son constantes y la batalla por Alepo aumenta la tensión. Expertos rusos desconfían de las intenciones de Ankara.

A finales de 2015 Turquía envió tropas a Irak sin la autorización de Bagdad y ahora hay indicios de que el país otomano prepara una invasión de Siria, sobre todo a causa de las viejas tensiones entre Ankara y el presidente sirio Bashar al Asad.

El pasado 14 de febrero el Ejército turco disparó sobre las posiciones de los kurdos sirios  situados en la fronteriza provincia de Latakia. El ministro de Defensa turco, Ismet Yilmaz, justificó estos hechos como respuesta a previos ataques kurdos.

Mientras tanto, medios sirios informan de la entrada al país de cientos de militantes radicales turcos. Fuentes de las milicias sirias hablan de 300 hombres en el norte de la provincia de Alepo.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Siria declaró que el país estaba siendo invadido por militantes y el Ejército turco mientras Ankara lo negaba.

Los analistas rusos consultados dudan de que Turquía no pretenda lanzar una operación a gran escala.

Evgueni Satanovski, director del Instituto de Oriente Próximo, explicó a Gazeta.ru que “si alguien tiene intención de lanzar una operación terrestre en Siria es Turquía y que esta invasión desencadenaría una seria guerra de guerrillas".

Los refugiados, pretexto para un ataque

Anatoli Tsyganok, director del Centro de Predicciones Militares y miembro de la Academia de Ciencias Militares, cree que Turquía podría lanzar una ofensiva terrestre limitada en el norte de Alepo, con el fin de controlar una zona segura a lo largo de la frontera turco-siria, que se ajusta a lo declarado por el país otomano y los EE UU en verano de 2015. 

"Quieren preservar la llamada zona de seguridad, cueste lo que cueste. Así lo ha declarado Turquía desde hace tiempo y ha dicho que no será de menos de 10 km", declaró Tsyganok.

"Quieren apoyar a los turcomanos de Siria y los kurdos están en las mimas áreas. Sin embargo, solo un tercio de los turcomanos apoya a Turquía. Otro tercio apoya al gobierno sirio y el resto está esperando a apoyar al ganador".

Por su parte, Satnislav Ivánov, investigador del Centro Internacional de Seguridad IMEMO, considera que la invasión es muy problemática para Ankara.

"Si los turcos cruzan la frontera se verán fuera del marco legal. Tendrán que dar explicaciones no solo a Damasco y Moscú sino también a Bruselas y Washington. Una operación de este tipo solo es posible tras una resolución del Consejo de Seguridad de ONU, algo que no está encima de la mesa, o de una decisión de la OTAN, que también se descarta", dijo.

Según cree, Turquía podría aludir a los 40.000 refugiados que dice que acaban de llegar desde Alepo, donde los barrios residenciales están siendo bombardeados, como pretexto para lanzar un ataque.

"Por lo que respecta a la OTAN y Washington, operan de manera selectiva. Colaboran con los kurdos, con el Ejército Libre de Siria y están armando a los cristianos. Por ejemplo, están creando una alianza para atacar Raqqah [feudo del Estado Islámico] desde los enclaves kurdos", dijo.

"Por eso creo que una operación terrestre sería el final del régimen de Erdogan, y no creo que vaya a correr ese riesgo", explicó.

El director del Departamento de Integadción Euroasiática de Instituto de los CEI en Moscú, Vladímir Yevséiev, cree que es poco probable una guerra a gran escala que enfrente a las tropas sirias y turcas, pero considera que Ankara podría realizar incursiones y operaciones especiales en territorio sirio.

"Turquía se hará con algunas localidades cercanas a la frontera", dijo Yevséiev. Ankara pretende presionar a las facciones kurdas de los distritos de Kobane y Alepo pero subraya que sus opciones estratégicas son limitadas.

Cualquier incursión turca será contestada por los kurdos y también por las Fuerzas Aeroespaciales rusas, que controlan el espacio aéreo de estos distritos colindantes con Turquía.

Aunque no descarta planes ambiciosos del país otomano en territorio sirio. Según explica las acciones de Turquía se guían por el llamado Pacto Nacional de 1920, un documento que, entre otras cosas, se refiere a la provincia de Alepo como propia.

Los analistas rusos consideran que Ankara no cree que pueda conseguir este objetivo a corto plazo, pero la guerra civil siria les ha dado la oportunidad de aumentar la influencia en unos territorios que consideran suyos.

Publicado originalmente en Gazeta.ru.

Lea más:

La lucha por Alepo aviva tensiones entre Rusia y Turquía

Expertos rusos creen que los turcos planean una invasión

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies