La lucha por Alepo aviva tensiones entre Rusia y Turquía

La lucha por Alepo aviva tensiones entre Rusia y Turquía.

La lucha por Alepo aviva tensiones entre Rusia y Turquía.

Reuters
Según expertos rusos, las promesas del primer ministro turco de “defender” la ciudad siria de Alepo pueden convertirse en el comienzo de los ataques aéreos contra Asad y una invasión total por parte de Turquía.

El primer ministro de Turquía, Ahmed Davutoglu, afirmó que su país está dispuesto a “defender” la ciudad siria de Alepo, la segunda ciudad del país y situada a unos 50 kilómetros de la frontera turca, del Ejército sirio que con el apoyo de las fuerzas aéreas rusas ha empezado a ganar posiciones.

“Es nuestro deber histórico, - anunció Davutoglu. – Hace tiempo nuestros hermanos de Alepo defendieron nuestras ciudades de Sanliurfa, Gaziantep y Kahramanmarash (durante la Primera Guerra Mundial), ahora nos toca defender la heoóica ciudad de Alepo. Los que defienden esta ciudad, defienden a Turquía”, cita RIA Novosti la declaración de Davutoglu, realizada el 9 de febrero.

La ciudad ya ha sido tomada parcialmente por el Ejército sirio y los voluntarios, pero la parte oriental de la ciudad sigue controlada por la oposición moderada. Probablemente, Turquía planee “defender” los grupos que pertenecen al Ejército Libre de Siria o a las organizaciones islamistas Ahrar al-Sham y Jabatt Al-Nusra.

La semana pasada el Ejército sirio cortó las principales vías de comunicación de los terroristas que llegan desde Turquía al norte de la provincia Alepo. Probablemente esto provocó la ira de Ankara.

Después, los tropas sirias y las fuerzas aéreas rusas consiguieron levantar el bloqueo de las ciudades de Nubel y Zahra que había durado cuatro años. Alrededor de 70.000 personas vivieron el asedio. Las tropas gubernamentales continuaron la ofensiva en el norte, avanzando hacia el territorio turco. Su objetivo es llegar a tener el control total sobre la frontera a través de la cual los combatientes reciben refuerzo, sobre todo tecnología y personal militar. 

La semana pasada el portavoz del Ministreio de Defensa de Rusia, el general mayor, Ígor Konashénkov, afirmó que tenía razones de peso para sospechar que Turquía estaba preparando una intervención militar en Siria. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, calificó de “ridículas” estas afirmaciones, sin embargo, las promesas realizadas por Davutoglu obligan a tomar este asunto en serio. 

Según datos oficiales de Ankara publicados a finales de 2015, el Ministerio de Defensa de Turquía cuenta con un personal 630.000, 412.000 de los cuales son militares. El Ejército turco es uno de los más grandes del mundo. 

Cerca de la frontera con Irán y Siria fue desplegado el segundo ejército con base  en la ciudad turca de Malatya. Además, hay tropas pertencientes a la República Turca del Norte de Chipre que se encuentran cerca de un posible campo de batalla, concretamente, dos divisiones, un batallón de tanques y un grupo de operaciones especiales. 

El primer vicepresidente de la Academia de Problemas Geopolíticos, Konstantín Sivkov, cree que, como mínimo, Turquía puede recurrir a las fuerzas aéreas para apoyar a la oposición siria, lo que le pondrá a Rusia ante un dilema y la necesidad de responder a los ataques aéreos de las fuerzas turcas.

“Y en el peor de los casos, los turcos pueden empezar una operación militar terrestre, lo que, según el derecho internacional, se considera el acto de agresión militar contar Siria”, comentó Sivkov.

Según el experto, en este caso Turquía puede encontrarse en estado de guerra contra Rusia. En esta situación la OTAN tendrá que decidir si apoya a Turquía. Y si fuera así, se trataría de un enfrentamiento militar con Rusia.

Por su parte, Víktor Murajovski, editor jefe de la revista El Arsenal de la Patria y coronel en la reserva, cree que si Turquía invade el territorio sirio esto ya se considera el acto de agresión militar. En este caso se  debería celebrar un encuentro extraordinario del Consejo de Seguridad de la ONU, donde China y Rusia se manifestarían en contra de este desarrollo de los acontecimientos.

“En cuanto a las operaciones que realizan las fuerzas aéreas rusas, nosotros no estamos en guerra con Turquía. En este caso serán las autoridades de Siria las que tendrán que decidir cómo actuar”, declaró Murajovski al diario Vzgliad.

Publicado originalmente en ruso en Vzgliad.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.