“América Latina es el único lugar que el Estado Islámico no ha atacado”

Reuters
Tras los atentados terroristas en Turquía e Indonesia, expertos rusos analizan esta amenaza global.

Iván Konoválov, director del Centro Ruso de Coyuntura Estratégica:

La geografía del terror no ha cambiado sino que se ha ampliado. Turquía está cerca de las zonas de combate, a poca distancia de los militantes del Estado Islámico. Hasta hace poco, estos terroristas se sentían relativamente seguros en Turquía: transportaban armas a la línea del frente, reclutaban voluntarios, enviaban los heridos al hospital, etc. Esto cambió después de que Washington comenzase a presionar a Estambul que, a regañadientes, inició una lucha contra los extremistas. Estos han respondido y si antes los atentados en Turquía se vinculaban a los kurdos, ahora también lo están al Daesh. 

En cuanto a Yakarta, el sudeste asiático no es un nuevo blanco para atentados terroristas. Hay grupos que ya operan en África, Europa, EE UU, Oriente Medio y el sur de Asia. De hecho, solo América Latina permanece intacta. También se esperan futuros ataques en la región autónoma Uigur de Sinkiang, en China, según lo declarado por portavoces de los terroristas.

En Rusia también están presentes los miembros del Daesh. Sin embargo, los servicios de inteligencia han conseguido contener a los terroristas. Aunque recientemente en un ataque terrorista en Derbent, en Daguestán, murió un oficial del Servicio Federal de Seguridad y 11 personas resultaron heridas de diversa gravedad.

Fiódor Lukiánov, editor jefe de la revista ‘Rusia en los asuntos globales’:

Los atentados en Turquía e Indonesia de ningún modo indican que los militantes de EI decidieron abandonar Europa y empezar a operar en otras partes del mundo.

Todavía no sabemos quién y por qué realizó ataques terroristas en Yakarta. Sin embargo, cabe recordar que Indonesia es el país musulmán más grande del mundo, con una población de 240 millones de habitantes. En este país la situación es muy diferente a la de Oriente Medio. Indonesia es un país bastante prometedor y desarrollado, pero que tiene sus propios problemas, que los terroristas tratan de aprovechar.

Muchos ideólogos de la yihad global pretenden “atizar el fuego” en todo el sudeste asiático, donde, además de Indonesia, se encuentra Malasia, otro país de mayoría musulmana. En mi opinión, el problema del Daesha ha adquirido un  alcance global.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pinche en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies