¿Cómo se colocó la bomba de la tragedia aérea en Egipto?

AP
El director del Servicio Federal de Seguridad de Rusia informa que la causa de la catástrofe aérea en Egipto fue un atentado terrorista. RBTH ha entrevistado a varios expertos en aviación para averiguar cómo pudo introducirse la bomba en el avión y cómo es posible que nadie se diera cuenta.

El martes 17 de noviembre el Servicio Federal de Seguridad de Rusia declaró que la caída del avión de pasajeros Airbus A321 de la compañía aérea Kogalymavia fue provocada por un atentado terrorista: a bordo del avión estalló un explosivo casero con una potencia equivalente a 1 kilogramo de TNT.

Los servicios especiales ya han anunciado una recompensa de 50 millones de dólares para quien pueda ofrecerles información sobre los terroristas. Menos de una hora después, la agencia Reuters, citando fuentes propias, ha informado sobre la detención de dos empleados del aeropuerto de Sharm el Sheij. Más tarde, esta información ha sido desmentida.

Lo más probable es que no se trate de una negligencia cometida por el control de pasajeros o de equipajes en el aeropuerto. Los expertos en aviación coinciden en la opinión de que lo más probable es que algún miembro de los servicios del aeródromo o de la tripulación introdujera la bomba.

Un mozo de carga

El explosivo pudo entrar en el avión de tres maneras. La primera opción es que se trate de un terrorista suicida. En la actualidad, esta es la opción menos probable, según opina el experto independiente de la Fundación Skólkovo Vadim Lukashévich. “Un suicida puede entrar en el avión transportando en su cuerpo los distintos ingredientes del explosivo y mezclarlos durante el vuelo. Pero en este caso es mucho más probable que la bomba se encontrara en una maleta o en el compartimento de equipaje” –comenta el experto en una entrevista para RBTH.

Leonid Kosheliov, miembro de la dirección de la Asociación Rusa de Pilotos y Propietarios de Aeronaves, no descarta que la bomba pudiera haber sido introducida en una maleta, como sucedió en el caso de la catástrofe del Boeing 747 que estalló en 1988 sobre Lockerbie. Si efectivamente sucedió de este modo, la bomba pudo introducirse en la maleta después de que esta pasara por el control de equipajes y el responsable podría ser uno de los empleados del aeropuerto, como por ejemplo, el mozo de carga, opina el experto.

Después del control, las maletas llegan a los mozos, que las cargan en un carro o en contenedores de carga y las llevan hasta el avión para después subirlas de forma manual al compartimento de equipajes. Una vez cargado el equipaje, nadie vuelve a inspeccionarlo. “El avión tiene dos compartimentos de carga: uno antes de la sección central y otro después de esta. El Airbus se rompió por la cola, lo que significa que lo más probable es que la bomba se encontrara después de la sección central de la aeronave” –opina Lukashévich.

Un empleado “de la casa”

De todos modos, es cierto que si el terrorista se encuentra entre el personal de servicio del aeródromo, este podría haber instalado la bomba no solo en el compartimento de equipajes, sino también en muchas otras partes del avión. “Hay muchas escotillas a las que una persona que conozca el diseño del avión puede tener acceso.

Durante las tareas de mantenimiento del avión es posible meter cualquier cosa en estas escotillas” –declaraba a RBTH el presidente emérito del Salón Aeronáutico MAKS y piloto de pruebas Magomed Tolbóyev. Para conseguir una potente explosión basta con instalar 200 gramos de explosivo en cápsulas. Esto puede hacerlo el último que revisa y cierra las escotillas. Antes había un ingeniero a bordo, pero esta figura ya no existe. “Se trata de un avión chárter, aterriza y al poco tiempo vuelve a despegar. ¿Quién lleva a cabo el mantenimiento? ¿Quién recibe el avión antes de que vuelva a salir? No se sabe” –comenta Tolbóyev.

Cuando el avión se encuentra en tierra, también es posible instalar la bomba en la parte inferior del chasis. Mientras el avión permanece parado, las compuertas están abiertas. “El dispositivo podría estar imantado y podría instalarse en cualquier parte, como en el soporte, por ejemplo” –explica Lukashévich. Además, en las tareas de mantenimiento se permite el acceso al avión a varios operarios “locales” que limpian la cabina y los lavabos. Si la tripulación lleva la comida a bordo del avión, la bomba también podría instalarse en el contenedor de la comida, como sucede en la película “Concorde Affaire ‘79”, y este también sería uno de los escenarios posibles según el experto.

¿Se controla también a estas personas? En teoría, sí. Se trata de una parte de la seguridad de aviación como lo son los controles de pasajeros a la entrada. Los empleados de los servicios aeroportuarios pasan por un control distinto. Por ejemplo, se intenta colar algún objeto a través de la valla y se observa si los empleados se dan cuenta o no, según explica Kosheliov. Sin embargo, en Egipto podrían no haberse esforzado mucho a la hora de inspeccionar al personal, según opina el experto, si por ejemplo un empleado lleva ya mucho tiempo trabajando allí y se le considera “de la casa”.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies