Similitudes y diferencias en los informes sobre el derribo del MH17

AP
El informe holandés dice que el avión fue derribado por un misil lanzado desde un sistema Buk, de fabricación rusa. El informe ruso, de la compañía Almaz Antéi, coincide en este dato. Sin embargo ambos difieren en el lugar desde el que fue lanzado el misil que derribó al avión y acabó con la vida de 298 personas.

El Consejo de Seguridad de los Países Bajos para la investigación de las causas y consecuencias de accidentes y catástrofes presentó ayer su informe final sobre el derribo del vuelo MH17, que realizaba el trayecto Ámsterdam – Kuala Lumpur, y que fue derribado el 17 de julio de 2014.

En el informe holandés no se habla sobre quién abatió el avión, pero sí se destaca que éste fue derribado por un misil disparado desde un sistema antiaéreo Buk, cuyas modificaciones siguen siendo fabricadas por compañías armamentísticas rusas.

El Ministerio de Exteriores ruso ha calificado el informe de sesgado. Según el viceministro de Exteriores ruso, Sergéi Riabkov, no se ha realizado una investigación exhaustiva e imparcial de la tragedia que tuviera en cuenta la “información de la que dispone Moscú”.

Los expertos holandeses indican que el avión fue derribado por un misil “tierra-aire” de la serie 9M38 disparado por un sistema antiaéreo Buk. El misil detonó por la izquierda, a un metro de la cabina de pilotaje. Se encontraron fragmentos del misil en los cuerpos de los pilotos, según informó durante la presentación de los resultados el presidente del Consejo, Tjibbe Joustra.

En el informe se dice que el espacio aéreo sobre el este de Ucrania no estaba cerrado, a pesar de que en la zona tenían lugar enfrentamientos armados y en la víspera se habían derribado varios aviones militares. “Las autoridades ucranianas no prestaron la suficiente atención a la posibilidad de que un avión civil que volase en altitud de crucero pudiera ser alcanzado por disparos”, dicen los autores del informe.

En el informe no se indica si el disparo se realizó desde territorio controlado por el ejército ucraniano o por los partidarios de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk. Se dice que el misil fue disparado desde un área con una superficie aproximada de 20 a 63 kilómetros cuadrados. Según el presidente del Consejo, para establecer con más precisión el lugar del lanzamiento del misil que derribó el Boeing se necesita una investigación adicional.

Por otro lado, en el informe se indica que los cálculos sobre el lugar del lanzamiento proporcionados por la compañía rusa Almaz-Antéi coinciden aproximadamente con los datos de los expertos ucranianos y holandeses. Según este informe el área desde la que pudo lanzarse el misil incluye la ciudad ucraniana de Snézhnoe. En el momento del derribo del Boeing, esta localidad estaba bajo el control de los separatistas. Es precisamente desde allí, como aseguran las autoridades ucranianas, desde donde se realizó el disparo.

Las pruebas de Almaz-Antéi

El mismo día, la compañía que produce los Buk, Almaz-Antéi, presentó su propio informe. La dirección de esta compañía negó las afirmaciones de que el disparo pudiera realizarse desde la zona de Snézhnoe. Tras realizar varias pruebas de campo, incluida la detonación de un misil de sistema Buk junto a la cabina de un avión, los especialistas de Almaz-Antéi afirmaron que el lanzamiento se realizó desde la localidad de Zaróschenkoe. Según datos de los medios de comunicación, en julio del año pasado en ese lugar se encontraban las tropas ucranianas.

Como explicó a RBTH el redactor jefe de la revista Arsenal Otéchestva, Viktor Murajovski, el lugar del disparo es uno de los varios detalles en los que discrepan los informes de los expertos rusos y holandeses, si bien “en principio (estos dos documentos) no se contradicen el uno al otro”. Según el experto, los especialistas holandeses han esbozado una zona de lanzamiento “bastante amplia” que incluye ambos lugares.

El vicedirector del Instituto de Análisis Político y Militar, Alexander Jramchíjin, también considera que, en principio, ambos informes son similares. La principal diferencia la encuentra en el hecho de que el documento de los especialistas rusos “ofrece una conclusión definitiva sobre quién es el culpable, y los holandeses no ofrecen ninguna conclusión”.

Además, en su opinión, “actualmente, la situación es tal que resulta imposible determinar quién es el verdadero culpable”, ya que “es imposible establecer en retrospectiva a quién pertenecía el sistema antiaéreo que disparó contra el Boeing”.

En opinión del analista militar Pável Felguenhauer, ambos informes confirman una vez más que el avión fue derribado por un sistema Buk. “Resultaba claro desde el principio que no fue un avión, sino un misil de sistema Buk bastante pesado con una potente ojiva. Con los informes en la mano, se pueden descartar para siempre las conversaciones sobre la posibilidad de que fuera alguna otra cosa”, afirmó el experto a RBTH.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies