Los vuelos entre Ucrania y Rusia, a punto de desaparecer

Sergei Bobylev / TASS
A partir del 25 de octubre quedarán prácticamente cerrados los vuelos entre Rusia y Ucrania: el gobierno ucraniano fue el primero en introducir sanciones contra las aerolíneas rusas y más tarde Moscú respondió con una prohibición análoga para las empresas ucranianas. Según los expertos, la prohibición de los vuelos conllevará pérdidas para ambos países.

A finales de septiembre de 2015 siete compañías aéreas rusas recibieron la prohibición de volar a Ucrania. Entre ellas se encuentra el operador nacional Aeroflot y, Rossiya y Don-Avia, que forman parte de su grupo. A partir del 25 de octubre estas compañías no sólo tendrán prohibido volar a Ucrania, sino también el tránsito por su territorio en los casos en que el avión guarde relación con una operación militar.

La única aerolínea que no figura en la lista de sanciones de Ucrania es UTair, que a finales de septiembre de 2015 no voló a Crimea. En Ucrania la compañía opera a través de su filial local, UTair Ukraine, y en sus aviones viajan principalmente ucranianos que trabajan en yacimientos petroleros de Rusia.

En respuesta a estas prohibiciones, el gobierno ruso ha cerrado el espacio aéreo a los aviones ucranianos. “La respuesta de Rusia es meramente pragmática, se trata de la defensa de los intereses comerciales de nuestras compañías”, comenta Oleg Panteléyev, analista de la agencia Aviaport.

“Estas medidas de respuesta de las autoridades de aviación rusas permanecen en la línea de los acuerdos intergubernamentales sobre la comunicación aérea” –aclara Panteléyev. Según este, ambas partes acordaron la paridad en el servicio de las líneas que unen los destinos en Rusia y Ucrania. Después de que el gobierno ucraniano prohibiera los vuelos a Aeroflot y Transaero, Rusia perdió al menos ocho vuelos diarios. Al denegar a los operadores ucranianos estos ocho vuelos al día, las autoridades rusas han privado a las compañías ucranianas de la posibilidad de volar a Rusia.

Según Rosaviatsia, la agencia federal de transporte aéreo, el intercambio de pasajeros entre los dos países durante los primeros ocho meses de 2015 ha ascendido a unas 800.000 personas. Más del 70 % de los pasajeros de los vuelos entre los dos países son ucranianos.

Las principales pérdidas

“Podemos estimar que este conflicto podría evolucionar hasta la completa anulación de la comunicación aérea entre los dos países”, comenta el analista de IK Premier Serguéi Ilin.

Para el experto, “esta sería una decisión poco perspicaz con claros motivos políticos que afectaría, en primer lugar, a los pasajeros”.

Según Panteléyev, las pérdidas de Ukraine International Airlines se estiman en 35,6 millones de dólares al año: 19,0 millones por los vuelos no realizados, 5,8 millones por los vuelos en ruta y 850.000 dólares mensuales por las demoras de tres aeronaves.

Además, UkSATSE, el proveedor de servicios de tráfico aéreo de Ucrania, podría dejar de recibir entre 8 y 10 millones de dólares al año. “Los aeropuertos ucranianos dejarán de recibir varios centenares de miles de pasajeros, aunque no puede preverse la cifra exacta, ya que parte de estos pasajeros optará por vuelos con escala en otros países”, comenta Oleg Panteléyev.

Sin embargo, según el experto, en números absolutos las más afectadas serán las aerolíneas rusas, ya que en la actualidad transportan más pasajeros.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Pincha en  y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies