La ausencia de acuerdos amenaza con congelar el conflicto en Donbass

Ciudadanos portan una bandera enorme de la República Popular de Donetsk durante la celebración del primer aniversario del referéndum del 11 de mayo del 2014, que propició la proclamación de la república.

Ciudadanos portan una bandera enorme de la República Popular de Donetsk durante la celebración del primer aniversario del referéndum del 11 de mayo del 2014, que propició la proclamación de la república.

EPA
Los líderes de las autoproclamadas repúblicas populares de Lugansk y Donetsk firman un decreto para celebrar elecciones locales en los próximos meses.

Las repúblicas populares de Lugansk y Donetsk sostienen que la organización de estas elecciones no viola los Acuerdos de Minsk. El proceso electoral debe superar diversas etapas y culminar definitivamente en 2016. Según informa Forbes Russia, los representantes de las repúblicas han propuesto febrero para la celebración de los comicios. La organización de estas elecciones en las regiones rebeldes del Donbass es uno de los elementos clave de los acuerdos de Minsk  para regular políticamente el conflicto.

Sin embargo, para llegar a este punto, las partes deben dialogar y establecer cómo se celebrarán las elecciones, algo que por ahora no ha sucedido. Al mismo tiempo, deben celebrarse de conformidad con la legalidad ucraniana y las disposiciones de una ley especial sobre el estatus del Donbass. Pero, a instancias de Kiev, esta ley no entrará en vigor hasta después de las elecciones.

Por su parte, en caso de que las elecciones se organicen según las condiciones que determinen las autoridades ucranianas, esto no convendría en absoluto a los representantes de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

Mientras tanto, los separatistas insisten en que siguen los pasos que se detallan en los acuerdos de Minsk: aprobación por parte de Kiev de una nueva ley electoral, entrada en vigor de una ley sobre su estatus especial, reforma constitucional y amnistía, informa RBC Daily.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko ha llamado a endurecer las sanciones contra Rusia y ha comparado la próxima votación con las elecciones de los jefes de las repúblicas que se celebraron el 2 de noviembre de año pasado y que, según él, desencadenaron la escalada bélica y el fracaso de los primeros acuerdos de Minsk, alcanzados en septiembre de 2014.

Por su parte, Alexander Zajárchenko, líder de la República Popular de Donetsk, declaró que eran “importantes para el Estado en conjunto”. “Con estas elecciones ponemos fin a la etapa de construcción del Estado como tal. Es la piedra que hemos colocado en los fundamentos, y ahora vamos a construir la pared y el tejado. Con la celebración de estas elecciones demostraremos que somos un Estado constituido y autosuficiente”, declaró Zajárchenko, quien ha destacado que las elecciones serán limpias y democráticas, y contarán con la presencia de observadores.

A pesar de haberse fijado una fecha para los comicios, los expertos consultados consideran que aún es posible que Donbass y Kiev acaben por alcanzar un compromiso. La próxima reunión que se celebrará el 2 de octubre en París en el formato de Normandía (con los presidentes de Rusia, Alemania, Francia y Ucrania) puede ser decisiva.

Tal como considera Andréi Súzdaltsev, vicedecano de la Facultad de Economía y Política Mundial de la Escuela Superior de Economía, las elecciones son “una moneda de cambio” para los mandatarios que se reunirán en Normandía, ya que hay que tener en cuenta la importancia que esta cuestión reviste para Kiev, y los anuncios de nuevas sanciones contra Rusia en caso de que se celebre la votación. Si consiguen llegar a un acuerdo sobre las elecciones, el proyecto quedaría congelado a largo plazo y las tropas se retirarían.

Pero si esto no se alcanza un acuerdo, tampoco cabe esperar que las operaciones militares se reanuden porque “una escalada en el conflicto conllevaría un enorme perjuicio tanto para Ucrania como para Rusia”, considera el experto. El conflicto quedaría congelado, y seguirá el modelo de Transdniéster, una zona en Moldavia en la que desde hace más de 20 años existe de facto una unidad estatal no reconocida.

Prolongación de las sanciones

Tal como indica el politólogo ucraniano Vadim Karasiov, director del Instituto Ucraniano de Estrategias Globales, por ahora aún se contempla la “posibilidad de que las elecciones se celebren dentro de la legalidad ucraniana”, refiriéndose a la reunión de los mandatarios el próximo 2 de octubre.

En caso contrario, el experto también prevé que se repita el “guion de Transdniéster”: “Si se celebran las elecciones de forma unilateral, los acuerdos de Minsk quedarán socavados y el conflicto se congelará. ¿Qué implicaría incumplir los acuerdos de Minsk? Que a finales de enero se prolonguen las sanciones económicas [de los países Occidentales contra Rusia] y Ucrania no recobre el control sobre la frontera, de manera que esta quedará tácitamente trazada por la zona en que tienen lugar los enfrentamientos entre los separatistas y los militares ucranianos. Es decir, se dará una situación similar a la de Transdniéster”.

 

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies