¿Cómo puede contribuir Rusia a resolver la crisis de los refugiados sirios?

Mientras Europa se enfrenta a la mayor crisis de refugiados de su historia reciente, tanto los refugiados como las organizaciones que les ayudan se peguntan si Rusia debería desempeñar un papel más activo para resolver este problema.

En la actualidad hay casi 4,1 millones de refugiados sirios diseminados por todo el mundo y entre 2011 y 2015 Europa ha recibido unas 430.000 solicitudes de asilo. Según las previsiones de la Agencia de la ONU para los Refugiados, durante los próximos dos años el número de refugiados sirios en Europa se duplicará hasta alcanzar las 850.000 personas. La mayoría de ellos se establecerán en Alemania y otros países europeos que acepten acoger a los mayores cupos de refugiados. 

Según el Servicio Ruso de Migración, desde el año 2011 han llegado a Rusia 12.000 personas procedentes de Siria, pero únicamente 2.000 de ellos han conseguido asilo temporal en Rusia.

No son cifras muy elevadas en comparación con otros países europeos que han recibido y considerado solicitudes desde abril de 2011 hasta agosto de 2015, como Alemania (más de 100.000 refugiados), Suecia (cerca de 65.000 refugiados), Francia (unos 7000), Reino Unido (más de 7000), Dinamarca (más de 12.000) y Hungría (cerca de 54.000).

Mientras tanto, en Rusia menos de una docena han conseguido el estatus real de refugiados, un estatus que permite obtener beneficios concretos.

Aunque Rusia no puede acoger a tantos refugiados como los países europeos, Moscú puede compartir la experiencia obtenida durante la acogida de refugiados ucranianos, ya que “el país fue extremadamente eficaz y rápido dando cobijo a una gran multitud de ellos en un breve periodo de tiempo”, comenta Dmitri Polikánov, miembro del consejo del Centro PIR y analista político. Además, Rusia tiene práctica en el trabajo con la inmigración procedente de Asia Central y con la población musulmana de esta región.

Nikolái Smorodin, director adjunto del Servicio Ruso de Migración, ha declarado que las afirmaciones de que Rusia rechaza una gran cantidad de solicitudes de refugiados sirios son engañosas.

“La postura del Servicio Federal de Migración a la hora de ofrecer asilo a los ciudadanos sirios en Rusia no se ha endurecido”, declara Smorodin a la agencia de noticias Interfax, añadiendo que Rusia está dispuesta a acoger a sirios en vistas de la situación en este país.

El Servicio Federal de Migración de Rusia asegura que el número de refugiados sirios que llegan a Rusia se ha exagerado, y sostiene que el mayor número de las solicitudes recibidas corresponde a sirios casados con ciudadanos rusos y que habían vuelto a Siria después de que comenzara la guerra.

Al mismo tiempo, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declara que los refugiados sirios pueden utilizar el territorio de Rusia como punto de tránsito, pero que la cuestión de acoger refugiados es irrelevante para Rusia porque, en su opinión, esta crisis humanitaria es responsabilidad de los países cuyas políticas llevaron a la guerra civil en Siria, a la que este se refiere como “una situación catastrófica”. Otro de los argumentos esgrimidos por Peskov en contra de acoger a refugiados sirios es el riesgo de que entre ellos puedan encontrarse terroristas del Estado Islámico.

Algunos expertos rusos, como Alexéi Grishin, presidente del comité de expertos ruso Religión y Sociedad, se muestra de acuerdo con Dmitri Peskov. “El Estado Islámico ha aprovechado los flujos de migración para cumplir con sus objetivos”, declaraba Grishin a Russia Direct la pasada semana.

Según Alexéi Grishin, los extremistas podían provocar daños en un país acogida o llevara cabo campañas informativas secretas. El hecho de que muchos refugiados viajen con entre 3000 y 4000 dólares encima le resulta particularmente sospechoso.

Según el refugiado Muez Abu Al-Jadael lo más complicado es conseguir un asilo temporal. Tiene un alto precio que ha ido cambiando desde 2012. Costaba entre 70.000 y 100.000 rublos (alrededor de 1.000-1.300 dólares) en 2012, pero en 2013 el Servicio Federal de Migración declaró que el precio debía de ser de 20.000 rublos (300 dólares).

Sin emabrgo, después de que se extienderan rumores según los cuales Rusia no iba a aceptar más refugiados, los precios volvieron a subir. El registro cuesta alrededor de 12.000 rublos y el asilo temporal, hasta 40.000 rublos (600 dólares), declara Abu Al-Jadael.

Artículo publicado originalmente en Russia Direct.               

Russia Direct es una publicación internacional de análisis centrada en política internacional. Sus servicios premium, como informes mensuales o Libros Blancos trimestrales, son gratuitos pero están disponibles solo para nuestros suscriptores. Para más información sobre la suscripción, visite russia-direct.org/subscribe.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies