Expertos rusos descartan la posibilidad de un nuevo Maidán en Ucrania

Ria Novosti/Alex Vovk
Los graves enfrentamientos ocurridos en Kiev el pasado lunes, en los que fallecieron tres personas, muestran que la crisis política en Ucrania se recrudece. Analistas rusos consideran que el actual presidente, Petró Poroshenko, consolidará su poder.

El 31 de agosto, después de la aprobación de la Rada en primera lectura de las enmiendas a la Constitución propuestas por el presidente Petró Poroshenko sobre la descentralización de Ucrania, junto al parlamento hubo varios enfrentamientos entre radicales (partidarios de la unidad) y las fuerzas del orden.

Fallecieron tres soldados de la Guardia Nacional y por primera vez tras los acontecimientos del Maidán, finales del 2013 y principios de 2014, en el centro de Kiev las acciones de protesta se cobraban víctimas. Sin embargo, los analistas rusos consultados no creen que estos acontecimientos que llevaron a la reformulación de una coalición en el gobierno (de ella salió el Partido Radical de Oleg Liashkó) sean precursoras de ningún escenario catastrófico en la política ucraniana a corto plazo.

La crisis política que dio comienzo en Ucrania en 2013 vuelve a recrudecerse, opina  Borís Shmeliov, director del Centro de Investigaciones Políticas del Instituto de Economía de la Academia Rusa de Ciencias. “Se agrava la confrontación entre los oligarcas ucranianos por las zonas de influencia política y el acceso al 'pastel financiero' que controla el Estado. Al mismo tiempo, se agrava la confrontación política dentro de la coalición del gobierno y entre los partidos. Crece también el descontento de la población sobre su situación económica”.

En opinión del experto, la crisis tiene varios posibles desarrollos, aunque Shmeliov cree que el escenario más posible será que el presidente Poroshenko concentre en sus manos todo el poder.

Esto provocará que el control de la situación política se endurezca y se aplaque a los opositores del presidente representados por el “bloque de la oposición”, así como a los antiguos aliados del segundo Maidán (los radicales del Sector de Derechas). Debido a que Poroshenko posee el control de los recursos financieros y administrativos, amén de que cuenta con el apoyo de Occidente, Shmeliov otorga al presidente ucraniano la victoria en la lucha contra sus rivales.

Además, según el analista, para desviar la atención de la población de los problemas socioeconómicos reales, Poroshenko continuará con su campaña masiva dirigida contra Rusia y las repúblicas autoproclamadas del este de Ucrania.

Unaestableinestabilidad

Borís Kagarlitski, director del Instituto de Movimientos Globales y Sociales, también opina que los conflictos en Ucrania se incrementarán. Sin embargo, cree que no habrá ningún cambio importante durante los próximos años.

“A día de hoy, para Ucrania la práctica fundamental es la recreación crónica y estable de una determinada inestabilidad”, declara Kagarlitski a RBTH. Esta situación continuará mientras no aparezca en Ucrania una fuerza política capaz de ponerle fin.

Según el analista, la clase política ucraniana actual no puede hacer nada de esto debido a su “falta de subjetividad”: en una sociedad paralizada como la ucraniana no existe ningún tipo de grupo social con un proyecto consistente de desarrollo que esta clase pueda representar.

Por esta razón, los promotores del cambio solo podrán ser fuerzas que se encuentran al margen de la clase política de Ucrania: o bien los militares, o bien una fuerza externa, internacional. No obstante, pasará un tiempo antes de que estas fuerzas comiencen a actuar.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies