El difícil equilibrio de Merkel y Hollande en Ucrania

Encuentro entre Hollande y Putin el pasado diciembre en Moscú.

Encuentro entre Hollande y Putin el pasado diciembre en Moscú.

Reuters
El presidente ucraniano, Petró Poroshenko, recibió una recomendación formal de la canciller alemana, Angela Merkel, y del presidente de Francia, Francois Hollande, durante la reunión celebrada el 24 de agosto en Berlín.

La rueda de prensa se desarrolló en Berlín en un tono bastante contenido y, en general, tuvo un carácter proucraniano. El presidente de Francia y la canciller alemana declararon su apoyo a Kiev y criticaron tanto a Rusia como a las milicias del Donbass. Sin embargo, según los analistas, el contenido de las negociaciones no resultó tan grato a Poroshenko.

 

Actualmente, los puntos de vista de Europa y Kiev sobre la situación del Donbass difieren considerablemente. “Europa está dispuesta a conformarse con conceder una amplia autonomía [a la región del Donbass] y colocar a alguna figura conciliadora a la cabeza de dicha autonomía”, comenta a RBTH el profesor de la Universidad Estatal Rusa de Humanísticas Alexander Gushin. “Los europeos aceptan que Rusia participe en el proceso abiertamente o de manera tácita”.

 

Sin embargo, Kiev no está conforme con esa opción. “Poroshenko considera que las enmiendas introducidas en la Constitución de Ucrania ya son una importante concesión y es lo máximo que puede ceder la Rada Suprema (el parlamento ucraniano)”, explica Gushin. “Los acuerdos de Minsk exigen más, pero el propio Poroshenko no se plantea dichos acuerdos como una hoja de ruta, sino más bien como un modo de ganar tiempo”.

 

Evitar amonestaciones delante de Putin

 

Ucrania ha aplicado unas políticas bastante peligrosas las últimas semanas, bombardeando ciudades de la República Popular de Donetsk y empujando a las milicias al rearme. Por esta razón, los líderes de la UE se han visto forzados a convocar a Poroshenko (aunque esta vez sin la presencia de Rusia).

 

Francia y Alemania son muy críticos con la política rusa en relación con el conflicto de Ucrania, por lo que les resulta difícil presionar a Ucrania y solidarizarse al menos con algunas de las reclamaciones presentadas por la parte rusa en su presencia. En este contexto, para salvar los acuerdos de Minsk —los cuales son insustituibles—, es necesario que el gobierno ucraniano aplique una serie de medidas concernientes, fundamentalmente, a la reforma constitucional y a la negociación del procedimiento electoral para la región del Donbass”, aclara a RBTH Serguéi Utkin, director del departamento de evaluaciones estratégicas del Centro de Análisis Situacional adscrito a la Academia de las Ciencias rusa.

 

París y Berlín cuentan con ciertas herramientas para influir sobre Kiev. “La relación con la UE es una de las prioridades del gobierno ucraniano, ya que su éxito depende del estado en que se encuentre dicha relación. Muchos ciudadanos de Ucrania reciben la opinión de la UE sobre las reformas de su país con gran respeto. En general, predomina la opinión de que hay que evitar la confrontación con la UE”, cree Serguéi Utkin.

 

El tiempo dirá si Europa ha sabido aprovechar esta carta. De acuerdo con Utkin, “a partir de ahora, la dinámica del proceso de negociación dependerá principalmente del grupo de contacto”.

 

Mientras tanto, ya se pueden sacar algunas conclusiones. En la rueda de prensa conjunta, Merkel y Hollande anunciaron que no ven ninguna alternativa a los acuerdos de Minsk y al formato de Normandía, por lo que a Petró Poroshenko no le queda más remedio que aceptarlos.

 

El encuentro de Berlín confirma que nadie tiene intención de renunciar a los acuerdos de Minsk, incluso a pesar de que el cumpliendo estricto de los plazos acordados se haya convertido en una meta cada vez más inalcanzable. El mismo proceso de negociación, como suele ocurrir en otras situaciones de conflicto, permite rebajar las tensiones, aunque no siempre conduzca a unos resultados unívocos”, afirma Serguéi Utkin.

 

Es posible que, Francois Hollande y Angela Merkel pidan alguna concesión a Rusia en el próximo encuentro a cuatro bandas como agradecimiento a las presiones ejercidas sobre Petró Poroshenko. “Europa está esperando que Rusia dé un paso, como la anulación de las elecciones en la región del Donbass e incluso el cambio de gobierno en las repúblicas de Donetsk y Lugansk”, opina Alexander Gushin. 

 

Lea más

 

Europa busca un nuevo plan para la paz en Ucrania >>>

 

Una mirada independiente al conflicto en Ucrania >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.