Rusia y Corea del Norte firmarán acuerdo para prevenir actividades militares peligrosas

Serguéi Naryshkin, portavoz de la Duma, con Choe Thae-bok director de la Asamblea Popular de Corea del Norte en Moscú. Fuente: RIA Novosti / Vladímir Fedorenko.

Serguéi Naryshkin, portavoz de la Duma, con Choe Thae-bok director de la Asamblea Popular de Corea del Norte en Moscú. Fuente: RIA Novosti / Vladímir Fedorenko.

Antes de finales de 2015 Rusia podría firmar un acuerdo con la República Popular Democrática de Corea sobre la prevención de actividades militares peligrosas, según declaraba el 23 de junio el portavoz de la Duma Estatal, Serguéi Naryshkin. Ambas partes se comprometerán a mostrar una mayor cautela para no permitir incidentes armados en las proximidades de la frontera.

Los expertos no han mostrado una opinión consensuada respecto al motivo de este documento. “Se trata de un acuerdo estándar en la práctica internacional que suele firmarse entre dos países que mantienen unas relaciones de amistad para incrementar el nivel de confianza”, comenta a RBTH el director del Centro de Estrategia Asiática de Rusia del Instituto de Economía de la Academia Rusa de Ciencias, Gueorgui Toloraya.

Otros especialistas aclaran en entrevistas privadas que el acuerdo supone una especie de respuesta a los ejercicios conjuntos entre EE UU y Corea del Sur, o bien un paso relacionado con el intento de ciertas organizaciones surcoreanas de desestabilizar la situación en el país vecino utilizando para ello el territorio de Rusia.

No se trata de un proyecto gubernamental como el que se llevó a cabo durante el mandato del anterior presidente, Lee Myung-bak, pero existen fuerzas que tienen como objetivo crear la sensación de que en la República Popular Democrática de Corea existe una resistencia cristiana protestante a la que hay que salvar mediante bombardeos estadounidenses”, declara a RBTH un experto que prefiere seguir en el anonimato.

Sin embargo, todos los especialistas coinciden en la opinión de que el presente acuerdo es parte de una tendencia estable. “Una de las razones del aproximamiento entre Moscú y Pyongyang es el giro general de Rusia hacia el este, - comenta a RBTH el director del departamento de Corea y Mongolia del Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias, Alexander Vorontsov.

Las relaciones no sólo se desarrollan en el plano político, sino también en el económico. Las empresas rusas han comenzado a interesarse por los recursos minerales de Corea del Norte. Además, Rusia lleva a cabo proyectos de infraestructuras a largo plazo.

Alexander Vorontsov destaca la construcción de unas vías de ferrocarril que unirán la región rusa de Primorie con el puerto norcoreano de Rajin.

Chinanoseopone

A Moscú no le preocupan en absoluto los llamamientos por parte de los países occidentales a rechazar esta mejora de las relaciones con el régimen norcoreano.

Cuando Rusia se alejó de la República Popular Democrática de Corea, otros participantes llenaron el vacío rápidamente y los intereses de Rusia se vieron afectados, - aclara Gueorgui Toloraya. – En los años 90, Estados Unidos y Corea del Sur pidieron a Rusia que rompiera sus relaciones con Corea del Norte y que la presionara, y en parte Rusia cumplió esas peticiones. No obstante, más tarde, cuando Moscú necesitó participar en la resolución de la cuestión nuclear norcoreana, Washington y Seúl dieron a entender que, como Rusia no tenía suficiente influencia sobre Corea del Norte, se las arreglarían sin ella en este proceso. Esta fue una importante lección para el Kremlin”.

Corea del Norte está interesada en la normalización de las relaciones porque quiere utilizar a Rusia como un contrapeso respecto a China.

Algunos analistas opinan que el aproximamiento entre Rusia y Corea del Norte tendrá una influencia negativa en las relaciones entre Rusia y China, aunque, en opinión de los expertos entrevistados por RBTH, por ahora no existen razones para preocuparse.

 

China sigue los acontecimientos de cerca, pero no hemos observado ningún intento activo de impedir el desarrollo de las relaciones, - comenta a RBTH el investigador jefe del Centro de Investigaciones Coreanas del Instituto del Extremo Oriente de la Academia Rusa de Ciencias, Konstantín Asmólov. – Esto podría deberse a que Pekín comprende que no existe ningún tipo de amenaza para su posición”.

Las posibilidades de Rusia y las de China son sencillamente incomparables, - aclara Vorontsov. – Por ejemplo, el volumen anual del comercio entre China y Corea del Norte alcanza los 6.000 millones de dólares. En cambio, entre Rusia y Corea del Norte, en cambio, apenas alcanzó el año pasado los 100 millones de dólares”.

Lea más: Por qué Kim Jong-un canceló su viaje a Moscú el Día de la Victoria >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.