La lucha contra el Estado Islámico acerca a Lavrov y Kerry

Fuente: AP

Fuente: AP

Serguéi Lavrov y John Kerry se reunieron en Viena el 30 de junio. El principal tema de las negociaciones entre el ministro de Exteriores ruso y el Secretario de Estado norteamericano fue cómo contrarrestar al Estado Islámico en Oriente Próximo.

La cuarta reunión en lo que va de año entre los jefes de la diplomacia rusa y estadounidense se organizó a petición de los líderes de ambos países.  Tal y como había anunciado Lavrov, el objetivo era “intercambiar opiniones” acerca de cómo “unir esfuerzos en la lucha contra el Estado Islámico de la manera más eficiente”.

Lavrov también aseguró que la parte rusa tiene intención de actuar no solamente a través de preguntas retóricas, sino con acciones concretas y “alcanzando acciones comunes”. Antes del encuentro, el ministro ruso habló de la posibilidad de crear una coalición con diferentes países.

Tras más de dos horas de diálogo, el ministro ruso declaró que había habido un intercambio de opiniones concretas. “La situación en la región requiere más acciones”, asumió Kerry. Como era de esperar, ambos políticos hablaron de las vías para consolidar una unión “entre todos los que consideran al Estado Islámico un mal absoluto” y estuvieron de acuerdo en afirmar que no se puede utilizar a las agrupaciones terroristas para conseguir objetivos coyunturales.

Pero no se precisó cuáles son esas acciones concretas que podrían acordarse. Sin embargo, según el director del Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de las Ciencias, Vitali Naumkin, el hecho de que los presidentes de EE UU y Rusia hayan encargado las negociaciones supone un paso adelante. “Significa que existe cierta comprensión mutua y un interés común, algo que no se da en la cuestión ucraniana”, explica.

Aún así, el experto advierte que resulta difícil alcanzar acuerdos. EE UU no desea cooperar con el gobierno sirio. En segundo lugar, hay poca preparación para iniciar un diálogo político. El experto alude a la reciente declaración del ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid Muallen, que un día antes se reunió en Moscú con Vladímir Putin y se quejó de que  “los estadounidenses exigen una solución política, sin embargo asignan miles de millones de dólares para apoyar a los terroristas”.

Al mismo tiempo, el conflicto entre Damasco y Ankara pone en tela de juicio la posibilidad de crear una coalición, ya que Turquía demanda la dimisión del gobierno sirio.

Los expertos rusos dudan de que puedan darse acciones concretas a corto plazo en la lucha contra el Estado Islámico. El proceso puede ser tanto muy largo como corto, advierte Naumkin, ya que el EI ataque de golpe y “eso puede provocar que las partes que no han llevado todavía a una coalición, se acerquen entre sí”. 

Otros expertos consultados no creen que vaya a haber una coalición. "Ya hay una, compuesta por los EE UU y sus satélites, y no funciona", declara Alexéi Mujin, director del independiente Centro de Información Política.

"Al contrario, los expertos señalan que las acciones de la coalición han tenido como consecuencia la expansión del territorio que está bajo control del Estado Islámico", dijo a RBTH.

Andréi Suzdaltsev, decano de la Escuela Superior de Economía, cree que mientras Rusia se encuentre bajo las sanciones no se unirá a ninguna coalición. Según sus palabras, el EI es consecuencia de la política estadounidense en Oriente Próximo.

"Desde 2001 Washington ha llevado a cabo una lucha contra el terrorismo completamente desastrosa. Durante estos años han luchado contra grupos clandestinos, y ahora lo hacen contra un gobierno que controla un territorio. Es la desastrosa consecuencia de la ocupación de Irak. Y también se debe a la diferenciación entre 'buenos' y 'malos' terroristas de los oponentes del régimen de Assad. Todo esto es un claro error norteamericano y ahora la tarea de los EE UU es que la humillada Rusia, que carga con el peso de las sanciones, trabaje por su buen nombre, porque los propios EE UU no pueden hacerlo".

En estas circunstancias, e incluso bajo la amenaza por parte del EI,  a causa del error de EE UU, "Rusia no puede entregar la vida de sus hombres ni sus recursos,".  Según él, los planes de bombardeos y los ataques de precisición no han resultado efectivos.

"Se ha perdido el momento en el que esto podía funcionar", dice Mujin, que considera "una tontería" hacer una declaración de guerra contra el Estado Islámico.  A Suzdlatsev los bombardeos en el desierto, le parecen casi “un motivo de risa”.

"Lo más probable es que el diálogo [entre Lavrov y Kerry] haya versado sobre consolidar esfuerzos contra la movilización de los voluntarios del Estado Islámico en diferentes países", dice Mujin. En relación a esto, es necesario imponer un bloqueo económico: "Por ahora algunos países seguirán comprando petróleo al Estado Islámico y, de alguna u otra manera, se seguirán entregando armas. Desgraciadamente, por el momento resulta imposible debilitar su expansión. Es posible que Kerry y Lavrov hayan hablado sobre esto”.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies