El comercio, las inversiones y la cooperación tecnológica de Rusia con América Latina ganan importancia

Fuente: Artiom Korotáiev / TASS

Fuente: Artiom Korotáiev / TASS

Rusia y América Latina pasan al siguiente nivel de cooperación e integración económica. Potencialmente, se trata de la posibilidad de crear un espacio único de libre comercio junto con la Unión Económica Euroasiática.

El Ministerio de Economía de Rusia llama a incrementar aún más el volumen de exportaciones a los países de América Latina (la única región del planeta a que aumentaron las exportaciones rusas en el primer trimestre de este año). Así se anunció en el XIX Foro Económico Internacional de San Petersburgo. Lo que el año pasado hubiera comenzado como una modesta mesa redonda se ha convertido en una amplia sesión especial dedicada a las relaciones económicas entre Rusia y América Latina y el Caribe: una iniciativa conjunta de la Fundación del Foro de San Petersburgo, el Ministerio de Desarollo Económico de Rusia y el Instituto Bering-Bellingshausen para las Américas (IBBA) de Montevideo, Uruguay.

El debate reunió a altas autoridades de una docena de los países de América Latina y el Caribe.

No obstante, no fue por casualidad (o tan solo por el orden alfabético) que los primeros expositores de la sesión latinoamericana en la capital norteña rusa hablasen con el reconocible cantito rioplatense y el acento argentino en particular: tan grande es la cantidad de convenios bilaterales firmados durante la reciente cumbre moscovita de los presidentes Vladímir Putin y Cristina Fernández de Kirchner. Pues, fue inevitable y muy racional la decisión de los organizadores de la sesión que el simposio comenzara con un discurso del Ministro de Economía argentino, Axel Kicillof.

El titular de Economía y Finanzas Públicas de la Nación argentina subrayó el carácter doble, económico-político, del actual acercamiento entre Moscú y Buenos Aires. Explicó que en el mundo multipolar y el mundo que sufre de la inestabilidad financiera provocada por las "potencias centrales" Argentina necesita socios como Rusia y China. Saludó la participación rusa en la construcción de la represa Chihuido, en la provincia argentina de Neuquén, y señaló la importancia del diálogo con la compañía rusa Rosatom que construye plantas nucleares.

La lista de los siguientes expositores de la sesión incluyó al vicecanciller de Chile encargado de asuntos externos económicos, Andrés Rebolledo; al hondureño Nick Rischbieth Gloe, presidente ejecutivo del Banco Centroamericano de Integración Económica; a Philip Paulwell, ministro de ciencia, tecnología y minería de Jamaica; y también a Laureano Ortega Murillo, que acudió en representación de la Agencia Nacional de Nicaragua para la Atracción de Inversiones.

El delegado nicaragüense, Laureano Murillo, subrayó el cambio más interesante en el comercio bilateral entre Moscú y Managua: la reciente conversión muy rápida de suministros irregulares humanitarios rusos (autobuses y el trigo) en compras regulares comerciales. Señaló además el deseo de Managua de analizar la posibilidad de adquirir nuevos aviones civiles rusos "Sukhoi Superjet" (un avión parecido al Airbus-318 europeo y a la serie "E" del Embraer brasileño).

Esto significaría que los nicaragüenses estén siguiendo la filosofía de la línea aérea mexicana "InterJet", el primer operador latinoamericano de una decena de esas nuevas aeronaves de fabricación rusa. Cabe subrayar que en las épocas anteriores el uso de cualquier tipo de aviones civiles soviéticos o rusos en Latinoamérica se limitaba principalmente a la empresa isleña "Cubana de Aviación" (excluyendo algunas ventas secundarias muy limitadas a otros países de la región). La reciente llegada de "Sukhoi Superjet" a México significó ya la apertura de una nueva etapa en la historia trasatlántica de la industria civil aeronáutica de Rusia.

El lado gubernamental latinoamericano fue representado además en la sesión por los embajadores de Argentina, Cuba, Chile, Ecuador, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Venezuela y Uruguay.

Axel Kicillof, ministro de Economía y Finanzas Públicas de Argentina. Fuente: Fundación del Foro Económico Internacional de San Petersburgo

El lado empresarial estuvo representado, entre otros, por Miguel Matías Galuccio, presidente de YPF de Argentina (quien luego participó en la sesión presidencial de Putin), Thomas Keller de COLBUN de Chile, Sergey Goreslavsky, subdirector general del exportador ruso de armamentos Rosoboronexport y Boris Ivanov, vicepresidente del poderoso banco ruso Gazprombank que actúa como fundador del holding internacional GPB Global Resources con intereses especiales en Venezuela y Bolivia.

El intercambio comercial con Latinoamérica se ha duplicado en los últimos ocho años. Sin embargo, la exportación rusa solo creció 1,5 veces, mientras que la importación a Rusia de productos procedentes de Latinoamérica aumentó 2,5 veces.

“Los productos latinoamericanos realmente gozan de una alta demanda en el mercado ruso, pero nos gustaría exportar nuestros productos de una manera más activa, principalmente la maquinaria y las tecnologías”, anunció Alexéi Likhachev, primer viceministro de Desarrollo Económico de Rusia, durante su intervención en la mesa redonda.

Ya se ha dado un importante paso hacia el desarrollo de las relaciones comerciales: Rusia ha multiplicado por tres su presencia comercial en la región. A las oficinas comerciales existentes en Argentina, Nicaragua, Brasil y Cuba se planea añadir nuevas oficinas en Perú, Ecuador y Venezuela. Mientras tanto, la oficina bonaerense actuará como concurrente para Uruguay, mientras que las operaciones de la oficina en Nicaragua ya incluyen actividades en las repúblicas fronterizas de El Salvador y Honduras.

Nueva oportunidad de integración

Sin embargo, la integración en la Unión Económica Euroasiática (UEE), compuesta por Rusia, Kazajistán, Bielorrusia, Armenia y Kirguistán, podría ser un aliado más eficaz en el desarrollo de las relaciones comerciales, según la ministra de Macroeconomía e Integración de la Comisión de la Unión Económica Euroasiatica Dra Tatiana Valovaya.

Los primeros pasos en esta dirección ya se han dado. Según confirmó Valovaya, el primer vínculo institucional de la Unión y el Mercosur se estableció durante la conferencia del IBBA en julio del 2014 en Montevideo.

Este año en el Foro Económico Internacional de San Petersburgo, se firmó un memorándum de entendimiento entre la Comisión y Chile.

El documento está destinado a facilitar el desarrollo económico entre los países de la Unión Económica Euroasiática y la República de Chile.

Gracias a dicha integración, en el mercado latinoamericano aparecerán nuevos productos. “Somos un país abierto en términos económicos, tenemos un mercado libre. Además, Chile podría convertirse en una plataforma de entrada para la producción procedente de la UEE hacia los mercados de otros países latinoamericanos”, anunció Felipe Sandoval, presidente de la asociación SalmonChile.

También señaló que los productores chilenos de la industria alimentaria podrían aumentar su volumen de exportaciones a Rusia. Al mismo tiempo, según sus palabras, el país está interesado en la compra de producción rusa.

Tatiana Valovaya aclaró que se tendrá en cuenta la experiencia de Mercosur a la hora de empezar a trabajar con los países de América Latina. “La formación de uniones económicas regionales en el mundo no marcan la senda hacia la fragmentación de la economía, sino más bien al contrario, hacia la creación de una economía global que tenga en cuenta los intereses de todas las regiones y países del mundo”, anunció Valovaya.

Una de las medicadas instrumentales que facilita el intercambio comercial es el proceso recíproco de eliminación de visas. A partir de este año los ciudadanos rusos no requieren visas para prácticamente todos los países de Hispanoamérica (con la excepción de Bolivia que, sin embargo, otorga visas en la frontera y México que facilitó el proceso al haber instalado el régimen de visados electrónicos obtenidos en el internet). El conductor de la sesión, el presidente del IBBA y subdirector de la TV estatal rusa Lic Sergey Brilev, sugirió que los expositores saludaran con un fuerte aplauso a uno de los principales creadores de este nuevo régimen migratorio, el director del departamento latinoamericano de la cancillería rusa Alexander Shchetinin. Se subrayó el rol del destacado diplomático como uno de los coordinadores de la sesión.

Más adelante, en el encuentro con las principales agencias informativas extranjeras en San Petersburgo, el presidente Vladímir Putin (quien el año pasado realizó una gira récord por los países de la región) anunció que América Latina constituye una prioridad para el país. También anunció que Moscú pondrá empeño en el desarrollo de una amplia cooperación con los países de la región.

Alberto Salas, presidente de la Confederación de Producción y Comercio de Chile: “Es mi primera visita a Rusia; estamos decididos a analizar las nuevas posibilidades de colaboración comercial entre nuestros países. Sabemos que Rusia puede ofrecer a Chile interesantes productos tecnológicos, mientras que nosotros, a su vez, podemos exportar nuestra producción agraria, pescado, quesos, frutas y vino. El año pasado, en parte gracias a las sanciones de la Unión Europea y de EE UU, el suministro de productos chilenos a Rusia aumentó considerablemente, y creemos que tenemos la posibilidad de incrementar el volumen de exportación aún más”. El volumen total de exportaciones subió de 643 millones de dólares a 770 millones de dólares, de los que más de la mitad (410 millones) fueron a parar a la industria pesquera, y cerca de 300 millones a la producción agraria. La industria del vino facturó cerca de 40 millones. Extraído de RBC- Daily.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies