Cómo funciona la economía de Donbass

Fuente: Ria Novosti / Valeri Mélnikov

Fuente: Ria Novosti / Valeri Mélnikov

Los bancos han dejado de funcionar y hay grandes dificultades para que florezca la actividad económica. A pesar de los problemas, varias empresas que pertenecen a oligarcas ucranianos continúan trabajando y muchas personas viven gracias a la ayuda humanitaria.

Desde el comienzo del conflicto bélico en el este de Ucrania, la población de las repúblicas autoproclamadas de Donetsk y Lugansk se ha reducido en 2,5 veces, según información de RBC-Daily. En estos momentos viven en Donbass entre 2 y 2,5 millones de personas y casi un millón son pensionistas. En las dos repúblicas no hay un presupuesto oficial y la distribución se establece de manera temporal, explican en el Ministerio de Impuestos. Solamente para el pago de las pensiones y ayudas sociales se necesitan alrededor de 947 millones de dólares, y el gobierno carece de estos recursos.

Una pensionista, trabajadora en un uno de los museosDonetsk, no ha recibido ningún salario ni por parte de Ucrania ni la República Popular de Donetsk desde agosto del año pasado. El último pago de la pensión por parte de Ucrania fue en octubre, pero no podía retirar el dinero, ya que la gran mayoría de los cajeros automáticos no están operativos.

En noviembre Ucrania declaró un bloqueo económico y de transporte en los territorios. La pensionista desayuna en la cantina de un local social, abierto para los residentes de los edificios vecinos por el dueño de un hotel local. Por la tarde, cocina en casa gracias a los productos que recibe cada semana por parte del Fondo Pomozhem (Ayudamos), organización humanitaria financiada por el empresario Rinat Ajmetov, con una fortuna de 6.700 millones de dólares, es el número 201 en la lista Forbes de los más ricos del mundo.

En Donetsk solo se han pagado una vez los salarios del sector público. Fue a finales de octubre, antes de las elecciones al Consejo Popular de la República Popular. Los doctores y los profesores recibieron el último pago en septiembre y nadie sabe cuándo será el próximo. Desde noviembre los cajeros automáticos y los sistemas de pago comercial en los comercios han dejado de funcionar tanto en Donetsk como en Lugansk.

Sin embargo, muchos residentes continúan recibiendo sus salarios en sus cuentas, incluidos los empleados de System Capital Management Group (SCM Group), propiedad de Rinat Ajmetov.

En las empresas del grupo SCM en Donetsk y Lugansk trabajan más de 70.000 personas, y es el mayor entramado empresarial de los territorios. Además, Ajmetov cuenta con gran cantidad de acciones en numerosas negocios Donetsk, desde fábricas metalúrgicas hasta farmacias. A pesar del bloqueo de transporte, SCM encuentra maneras de distribuir materias primas para sus empresas y exportar sus productos a Ucrania.

Al mismo tiempo, la mayoría de los hombres de negocios se limita a pagar sueldos a los empleados y a repartir ayuda humanitaria. En la autoproclamada República de Lugansk se ha suspendido el trabajo en casi todas las grandes empresas. El complejo metalúrgico Alchevski, el más moderno en Euopa del Este, y la planta Coque suspendieron sus actividades en agosto de 2014. En particular la empresa más grande de la capital de Lugansk – Luganskteplovoz - cesó sus actividades en febrero a causa de las dificultades para recibir motores procedentes de Alemania y los EE UU.

A principios de este año, las administración de ambas repúblicas declararon que tenían falta de liquidez de grivnas ucranianas y se vieron forzadas a crear una zona de múltiples divisas. Ahora, además de la moneda ucraniana, circulan el rublo, el dólar y el euro. En las tiendas se puede pagar con estas monedas, además de calcular los impuestos y recibir salarios y pensiones.

Al mismo tiempo, el sistema fiscal de las repúblicas es extremadamente sencillo. En la República Popular de Lugansk las empresas pagan entre el 3% y el 8% de impuestos sobre sus ganancias, dependiendo de la esfera de sus funciones. En Donetsk los negocios eligen entre dos opciones fiscales: el 20% de los ingresos brutos o el 2% del volumen de ventas. La tasa del impuesto sobre la renta para los ciudadanos de ambas repúblicas se ha fijado según los tramos rusos: una tarifa fija del 13% y para abrir un negocio los empresarios compran las licencias a una tasa fija.

¿Quiere recibir la información más destacada sobre Rusia en su correo electrónico? Suscríbase a nuestros boletines semanales y reciba cada viernes el material más interesante.

Publicado originalmente en ruso en RBC-Daily.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies