Agentes de inteligencia de México aprenden arte marcial soviético

Fuente: Ria Novosti

Fuente: Ria Novosti

El vicepresidente de la Federación Mexicana de Sambo, Alexander Timoféiev, confirmó que la Policía Federal de México aprende sambo, deporte de combate de origen soviético. Esta disciplina se practica además en diferentes lugares del país y de América Latina.

"Ahora el sambo es parte del programa oficial del entrenamiento de la Policía Federal de México, adiestramos a agentes y guardaespaldas de alto rango", comunicó Alexander Timoféiev, vicepresidente de la Federación de Sambo en México y director de una escuela de sambo desde hace 15 años, a la agencia RIA Novosti.

Martín Blancas, representante de la Policía Federal indicó que los entrenamientos se realizan desde hace dos años. Entre sus beneficios destaca que favorece al desarrollo de los agentes y les ayuda quitar el estrés.

La policía mexicana también promueve este deporte de combate entre otros organismos, como la Secretaría de la Defensa Nacional de México y la de Marina. Se espera que en un futuro próximo se celebre el primer campeonato para las Fuerzas Armadas del país.

"A mí me encanta el sambo. Tengo mucho respeto, mucho amor a otras disciplinas de contacto pero desde que conocí el sambo estoy enamorado completamente", expresó Blancas.

El sambo es un deporte que se ha abierto camino en México. En noviembre de 2013 la Federación Internacional de Sambo (FIAS) confirmó el aval de la Federación Mexicana, presidida por Antonio Ramírez Rebollar. Esta disciplina de lucha tiene escuelas en el Distrito Federal, en el Estado de México, Guanajuato, Tamaulipas y Jalisco. Con el objetivo de aumentar su presencia en el país, la Federación Nacional anunció el pasado febrero que este año se realizarán seis seminarios con el objetivo de mejorar el nivel de los atletas.

Este sábado, 30 de mayo, en la Ciudad Deportiva Magdalena Mixhiuca de la capital se ha celebrado el campeonato nacional. Los organizadores destacan el “alto nivel técnico y competitivo, gran número de sambistas e invitados distinguidos”.

Actualmente este deporte se practica en numerosos lugares del continente. En la pasada edición del Campeonato Panamericano de Sambo, que tuvo lugar en el  complejo deportivo de la Universidad de Trinidad y Tobago de Arima, México obtuvo el tercer lugar entre diez participantes. Los locales se coronaron campeones por equipos y el segundo puesto correspondió a los EE UU.

Según varios conocedores de esta disciplina de lucha, los mejores representantes de sambo en América Latina se encuentran en Venezuela. En Argentina cuenta con más de 300 adeptos y se esta popularizando. También se practica en Perú, donde el pasado octubre se organizó en Lima la primera Copa Mundial de “Hand to hand”, en la que se presentaron diversos sistemas de lucha cuerpo a cuerpo.

El sambo es un deporte que tiene su origen tras la revolución de 1917, cuando Lenin se propuso modernizar el ejército. Es un acrónimo que responde a SAMooborona Bez Oruzhia (autodefensa sin armas).

Tras varias décadas de estudio por encontrar las técnicas más efectivas el sambo entró a formar parte del Instituto Estatal de Cultura Física de Moscú. En 1938, se convirtió en el Estilo Nacional de Lucha de la Unión Soviética. Durante la Segunda Guerra Mundial muchos soldados soviéticos recibieron formación y en la actualidad lo aprenden las tropas especiales.

Además, ha transcendido el ámbito militar y es practicado por miles de personas en todo el mundo, entre ellas el presidente Vladímir Putin. En 1977, Tenerife fue la sede de la primera Copa del Mundo.

"El sambo y Rusia son inseparables”, es nuestro deporte nacional", declaró Timoféiev a RIA Novosti. Desde comienzos de los años 80 diferentes organizaciones trabajan para que sea reconocido como deporte olímpico.

Lea más: Cómo convertirse en soldado del ejército ruso: instrucciones para extranjeros>>>

Artículo en base a información de RIA Novostie información propia.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies