Rusia suspende el tránsito militar de la OTAN hacia Afganistán

Fuente: AP

Fuente: AP

El primer ministro, Dmitri Medvédev, ha firmado una disposición en la que se explica que se adopta esta medida porque ha expirado la vigencia de la Resolución 1368 de 2001 del Consejo de Seguridad de la ONU, que acordaba organizar una misión compuesta por fuerzas internacionales y ya había concluido en diciembre de 2014.

En la página oficial de la OTAN se indica que la primavera de 2008 la Alianza solicitó a Rusia que permitiera el tránsito terrestre de carga militar no letal hacia Afganistán. Dos años después, Rusia incluso autorizó el tránsito inverso de logística militar procedente de Afganistán.

En 2012 el Gobierno ruso accedió a que la OTAN transportara cargas hacia Afganistán. El aeropuerto de la ciudad de Uliánovsk, en la región del Volga, se designó como punto de transbordo. Pero el hecho de colocar una “base de la OTAN”, tal como la definieron algunos medios de comunicación en aquel momento,  precisamente en la ciudad natal de Lenin, tuvo una gran resonancia social y suscitó protestas en la oposición.

La ruta que debía atravesar territorio ruso fue cobrando mayor relevancia porque la principal ruta de transporte, que partía de la ciudad portuaria de Karachi, en Pakistán, para cruzar todo el país en dirección norte hasta Afganistán, empezó a presentar dificultades: las fuerzas de seguridad pakistaníes a duras penas podían controlarla, y las columnas que trasladaban la logística de la OTAN solían ser blanco de ataques por parte de los talibanes.

Los expertos destacan el carácter político del paso que han dado las autoridades rusas. Alexander Jramchijin, vicedirector del Instituto de Análisis Político y Militar, opina que “la decisión que ha tomado Moscú tiene más que ver con la política” que con la extinción de la vigencia de la Resolución del Consejo de Seguridad.

El analista señala que son varios los factores que intervienen en este asunto. En primer lugar, que, a raíz de la retirada de la mayor parte de fuerzas internacionales, el volumen del tránsito se ha reducido drásticamente, por lo que Moscú, al renunciar al transporte de las cargas de la OTAN, no sufrirá pérdidas económicas considerables. En segundo lugar, Rusia se opone a la nueva misión de los países occidentales en Afganistán, llamada “Apoyo decidido”, porque no se ha formado a partir de una decisión de la ONU. El analista también considera que la disposición rusa puede ser una “forma de responder” de Moscú frente a las sanciones.

Víctor Murajovski, experto militar y redactor jefe de la revista El Arsenal de la patria, tampoco duda de que la decisión de suspender el tránsito hacia Afganistán tenga un trasfondo político.

Según él, es una reacción ante las actuaciones de la OTAN: el año pasado la Alianza suspendió de forma unilateral toda colaboración con Rusia en las misiones de Afganistán.

Para explicar por qué se ha tomado precisamente ahora esta decisión, que Murajovski define como “un paso deliberado”, el analista destaca que la Federación Rusa confió hasta el último momento en que “se alcanzaría un acuerdo para luchar de forma conjunta contra el terrorismo”, los talibanes afganos. “La OTAN ha llegado al límite de no querer colaborar ni siquiera en esta materia”, dice el experto militar en declaraciones a RBTH.

En 2014 la mayoría de las fuerzas de la coalición internacional se retiraron de Afganistán. Pero la nueva misión, el “Apoyo definitivo”, implica la presencia de más de 12.500 soldados en el país (de los cuales la mayor parte, cerca de 10.000 efectivos, son militares de los EE UU). Oficialmente, esta misión se atribuye la función de preparar a las fuerzas de seguridad afganas y proteger las representaciones diplomáticas.

Lea más:

La OTAN mantiene a Rusia como amenaza>>>

Rusia no teme las amenazas de la OTAN>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies