Rusia regresa a la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

Fuente: Elizaveta Nikítina

Fuente: Elizaveta Nikítina

La 41 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, la más grande en el mundo de habla hispana, se inauguró el pasado 23 de abril. Este año Rusia volvió a tener su propio espacio en la feria tras cuatro años de ausencia en uno de los eventos culturales más importantes de América Latina.

Vsévolod Bagnó, director de la Casa Pushkin, hispanista y traductor de las obras de Borges y Cortázar,soñaba desde hace tiempo con la vuelta de Rusia a la Feria del Libro de Buenos Aires.

Este año su sueño se ha hecho realidad gracias al acuerdo entre los gobiernos ruso y argentino para celebrar el año de la cultura argentina en Federación Rusa así como también la cultura rusa en Argentina.  

Es la primera vez que Vsévolod Bagnó viaja a Argentina, pero el país ya le resulta conocido a través de la literatura. “Para viajar no es necesario moverse. Los libros comunican los países, las mentalidades y los siglos entre sí. Tengo la sensación de haber conocido Argentina hace tiempo”, comenta el hispanista ruso.

El pasado 25 de abril hubo tres importantes eventos que sirvieron como celebración de la cultura rusa en el país austral: una conferencia sobre la literatura rusa como fenómeno mundial, una mesa redonda dedicada a los problemas de traducción al ruso y la charla “Borges y Cortázar en Rusia. Rusia en Borges y Cortázar”.  Junto con  Vsévolod Bagnó en los eventos participaron el escritor y filósofo Vladímir Kántor,  la periodista y crítica argentina Silvia Hopenhayn y el traductor Alejandro Ariel González. A lo largo de la feria están previstas varias charlas y mesas redondas  con la participación de invitados especiales como escritores rusos Evgueni Vodolazkin e Alexéi  Varlámov

Diferentes editoriales rusas trajeron a la feria más de 400 libros y la mayoría están en la venta. En tan solo tres días de feria casi todo el stock se vendió.  Ahora, los organizadores temen quedarse sin libros ante tal éxito.

La mayoría de los libros presentados en la feria son obras de los clásicos del siglo XIX: Pushkin, Dostoievski, Turguéniev y Chéjov. Hay también una amplia sección dedicada a la literatura infantil. Numerosos y llamativos libritos para los más chicos, cuentos y novelas para adolescentes, tanto de clásicos como de autores contemporáneos – Nikolái Mishutin, Vitali Bianchi, Yuri Dmítriev, Evgueni Shvarts.

El espacio ha tenido éxito con los más pequeños. Cada día se realizan actividades para ellos: sorteos, concursos y un cuentacuentos que les acercan la literatura rusa. Por cierto, la literatura infantil es la que hasta ahora más ha llamado la atención a las editoriales argentinas. Tras la apertura de la feria varios editores mostraron interés en la traducción y publicación de los cuentos de Mishutin y Shvarts, entre otros. Este sábado 2 de mayo va a tener lugar una mesa redonda con un invitado especial, el escritor y traductor de literatura infantil Mijaíl Yasnov sobre la literatura infantil en Rusia.

La comunidad rusa en Argentina es la más grande de todos los países de América Latina. Familias enteras se acercan al stand ruso para curiosear libros en su idioma natal. “Es verdad que hoy en día se puede comprar libros en ruso a través de internet y leer en forma digital. ¡Pero tener un libro en tu idioma en el estante de tu casa no tiene precio! Aquí en Buenos Aires todavía hay mucha cultura de literatura impresa, los porteños por lo general resisten los medios tecnológicos y la lectura por la web”, cuenta Borís, que vino a la Feria junto con su esposa y dos hijas.

Pero no son solo los rusos que están interesados en el stand. Varios diarios porteños señalan el  importante crecimiento del interés por la cultura rusa en la Feria actual. Muchos amantes de la literatura rusa esperan ansiosamente el 7 de mayo, cuando se presentan por primera vez oficialmente, la colección completa de las piezas de Chéjov, Pushkin y Turguéniev traducidas al español.

El stand también ofrece “clases express” de ruso gratis, organizadas por una de las numerosas escuelas de lengua rusa de la ciudad porteña. Hay una fila constante de interesados.Últimamente creció mucho el interés por ruso; hay muchos más politólogos y sociólogos que lo empiezan a estudiar”, revela la profesora. “Este año la Feria de Buenos Aires tiene sabor a vodka y caviar”, bromean los estudiantes mezclando palabras en ruso y español.

Más información sobre los eventos rusos en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies