La yihad se globaliza, según la inteligencia militar rusa

El islamismo radical se ha convertido en una amenaza para numerosos países. Fuente: EPA.

El islamismo radical se ha convertido en una amenaza para numerosos países. Fuente: EPA.

El terrorismo internacional se convierte en una de las mayores amenazas para la humanidad y adquiere un carácter global. Así lo cree el director del Departamento Central de Inteligencia del Estado Mayor de la Federación de Rusia, el coronel general Ígor Sergun.

Según el jefe de la inteligencia militar rusa, hay una tendencia constante a la globalización en la actividad de las organizaciones extremistas. Esto implica una amplia expansión geográfica, un fortalecimiento de la interacción entre agrupaciones que se habían dispersado y la rápida adaptación a los cambios. 

Entre las organizaciones terroristas internacionales aumenta el papel de los islamistas radicales. “Sus líderes cooperan y están tratando de crear cinturones de inestabilidad que no se limitan a países concretos, sino que abarcan regiones enteras”, remarca el general.

Una de las organizaciones terroristas más influyentes sigue siendo Al Qaeda. Aunque, actualmente, este grupo representa para los islamistas el ‘símbolo de la guerra contra los infieles’, las agrupaciones regionales ligadas a ellos actúan de manera prácticamente autónoma”.De todas ellas, en este momento el Estado Islámico ocupa una posición preferente.

Con referencia al origen del problema, Sergun recuerda que: “No es ningún secreto que el extremismo islámico empezó a cobrar fuerza a partir de los años 80, precisamente bajo la presión de Occidente. Es el legado de EE UU, los miembros de la OTAN y de otros países de Oriente Próximo y Asia Central”.

Según sus palabras, para combatir a las tropas soviéticas en Afganistán,se armó fuertemente a grupos dispersos de muyahidines que “posteriormente se unieron en grandes agrupaciones y movimientos terroristas”. Siguiendo esta línea, en Siria se crearon el Estado Islámico para Irak y Levante y el Frente Jabhat al-Nusra con el apoyo financiero y militar de Washington y sus aliados, a fin de acabar con un régimen que incomodaba a Occidente. La intervención militar de la OTAN en Libia derivó en un resultado similar”. 

El director del Departamento Central de Inteligencia ruso señala que “los terroristas han declarado los territorios ocupados como parte del califato islámico y han comenzado a formar sus propias instituciones gubernamentales, como un sistema financiero y un sistema judicial. Además, se ha centralizado el mando de las formaciones armadas”.

Últimamente, la cuestión de la amenaza terrorista ha llegado también a Europa. En primer lugar, esto tiene que ver con el regreso de combatientes dispuestos a emplear la experiencia adquirida en sus lugares de origen. 

De acuerdo con Sergun, los extremistas están mostrando interés por ciertas regiones de Sudamérica. “Los extremistas ven en la región de las tres fronteras —entre Argentina, Brasil y Paraguay— un campo de operaciones”, remarca el general.

Con respecto a la base económica del terrorismo, Sergun señala que “entre los principales canales de financiación se pueden citar numerosas fundaciones y organizaciones no gubernamentales”. Según sus palabras, bajo el lema de la lucha por un islam puro, el terrorismo internacional se está convirtiendo en una forma de delincuencia transnacional. “En el fondo, se ha convertido en un negocio lucrativo que maneja miles de millones procedentes del narcotráfico, los secuestros, el tráfico de armas y el contrabando con metales preciosos”, señala el director del Departamento Central de Inteligencia.

De este modo”, pronostica el jefe de la inteligencia rusa, “cabe esperar que la amenaza terrorista vaya en aumento en el futuro próximo. El incremento de grupos extremistas, en parte por la presión de EE UU y sus aliados (en especial los de Oriente Próximo y Asia Central), representa una riesgo real de que el terrorismo se extienda a los países de Europa, la CEI y los Estados de la región Asia-Pacífico”.

Lea más: "Nuestro principal enemigo es el Estado Islámico", afirma el ministro de Exteriores Serguéi Lavrov >>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.