¿Continuará Maduro comprando armamento ruso?

Fuente: EPA

Fuente: EPA

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha declarado su intención de seguir comprando armamento a Rusia y China “para reforzar la defensa” de Venezuela a pesar de la compleja situación económica del país, provocada por la caída de los precios del petróleo.

Las declaraciones para seguir comprando armamento a Rusia y China iban precedidas de la solicitud de Nicolás Maduro a la Asamblea Nacional para obtener plenos poderes que le permitirían gobernar el país mediante decretos sin depender de la aprobación del parlamento con el objetivo de “hacer frente a la amenaza estadounidense”.

Las relaciones entre Venezuela y Estados Unidos se encuentran en un momento muy tenso. El presidente Barack Obama ha declarado, entre otras cosas, que Venezuela supone una amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

Rusia ha criticado a Estados Unidos por la presión que ejerce sobre Venezuela (Obama firmó un decreto que introducía el estado de emergencia en los asuntos relacionados con Venezuela) y ha expresado su solidaridad con esta última. Además, Rusia participó en unos ejercicios militares venezolanos llamados Escudo Bolivariano que tenían como objetivo comprobar la coordinación entre las tropas.

“Las complejas relaciones de la República Bolivariana con su vecino de Norteamérica tampoco implican el inicio inmediato de un conflicto militar, Venezuela se está limitando a modernizar sus fuerzas armadas, y las declaraciones de Obama han contribuido a justificar la necesidad de nuevas compras de armamento”, opina el experto militar independiente Yuri Grómov.

Además, el parlamento ya ha aprobado la concesión de estos plenos poderes al presidente venezolano y ahora Maduro únicamente deberá demostrar la necesidad de comprar armamento a sus electores.

Con la ayuda de Rusia, Venezuela ya ha creado un ejército eficazmente armado. El país ha comprado técnica militar para abastecer las Fuerzas Aéreas, las tropas de infantería, la Guardia Nacional, así como para la formación del sistema escalonado de defensa antiaérea. Se está desarrollando activamente la cooperación en el ámbito de la creación de empresas conjuntas y la transferencia de tecnologías. En los alrededores de la ciudad de Maracay está finalizando la construcción de una fábrica para la producción bajo licencia de rifles Kaláshnikov AK-103 y de una fábrica de munición. En 2013 Venezuela y Rusia firmaron un acuerdo para la creación de un centro de servicio técnico de helicópteros.

En total, desde 2005 Venezuela ha comprado a Rusia armamento y tecnología militar por un valor de unos 12.000 millones de dólares.

En cuanto a las nuevas posibles compras de armamento a Rusia, debe tenerse en cuenta la compleja situación financiera de la República Bolivariana. Los problemas de la economía venezolana ponen en duda la capacidad de este país latinoamericano de sufragar estas compras.

Considerando que la cooperación técnica militar no es un ámbito únicamente económico, sino también político, las partes podrían acordar la apertura de una línea de crédito (como ya sucedió en vida de Hugo Chávez), o bien desarrollar un sistema más flexible para el pago de este tipo de producción.

Sin embargo, en el campo marítimo militar venezolano, Rusia se arriesga a encontrar competencia. Durante los últimos tres años, Venezuela ha intensificado considerablemente la cooperación con China en el ámbito del suministro, la modernización y el servicio técnico de técnica marítima militar.

China ayuda a Venezuela a financiar este tipo de transacciones. En 2013 China destinó a un fondo chino-venezolano 36.000 millones de dólares y planeaba destinar una parte de ellos a la compra de armamento. En este sentido juega un importante papel un sistema de servicio posventa al que China presta su mayor atención.

El gobierno ruso es consciente de que ahora los consumidores de técnica militar prefieren tratar con vendedores de armamento capaces de ofrecer un servicio de alta calidad, y trabaja en este sentido abriendo empresas conjuntas y centros de servicio técnico (también en Venezuela). Sin embargo, según los expertos, se trata de un proceso lento.

Lea más: El ministro de Defensa ruso fortalece la cooperación militar con países de América Latina>>>

Serguéi Shoigú realizó una visita oficial a Venezuela, Nicaragua y Cuba. Los gobiernos de estos tres países se caracterizan, entre otras cosas, por su difícil relación con EE UU, lo que se traduce en importantes restricciones a la hora de renovar sus arsenales militares, de modo que no es de extrañar un giro de sus políticas de defensa hacia la cooperación con Rusia.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies