Pekín pisa los talones a Moscú en venta de armas a América Latina

Rusia es el segundo país que más armas vende en la región pero China se presenta como un nuevo competidor. Fuente: Ria Novosti / Vitali Beloúsov

Rusia es el segundo país que más armas vende en la región pero China se presenta como un nuevo competidor. Fuente: Ria Novosti / Vitali Beloúsov

Nuevos estudios realizados por expertos de Estocolmo muestran una creciente influencia de China en el mercado armamentístico de Sudamérica, donde sus principales rivales son Rusia y EE UU.

Según los datos del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI por sus siglas en inglés), China le quitó a Alemania el tercer puesto en el ránking de los principales exportadores de armamento en el mundo. Por delante de China quedan EE UU y Rusia.

El Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) hizo públicos los resultados de la venta de armamento en el mundo. Según sus datos, el volumen total de las exportaciones de armamento ha crecido un 16% en comparación con los resultados del año pasado.

Actualmente, Rusia ocupa el segundo puesto entre los cinco principales exportadores de armas. EE UU mantiene la primera posición, mientras China, Alemania y Francia reparten entre sí los siguientes tres puestos. El volumen de venta de armamento de Rusia y EE UU representa un 58% del total.

A lo largo del último año Rusia suministró armamento a 56 países del mundo. El 60% de sus ventas fueron realizadas a India, China y Argelia.

Sin embargo, China que ocupaba el 9° puesto entre 2005 y 2009, subió a la tercera posición en los últimos cinco años, gracias a un crecimiento de 143% en el volumen de sus exportaciones de armamento. Pekín sigue conquistando el mercado latinoamericano y se convierte de esta manera en el principal rival comercial de Rusia y EE UU en esta región. 

¿Cómo se mide la influencia?

El SIPRI, fundado en 1966, es un centro de investigaciones y análisis independiente que realiza estudios sobre conflictos armados, compraventa de armamento y control sobre ello.

El director del programa del Centro de estudios políticos de Rusia sobre el armamento, Vadim Koziúlin, destaca en su entrevista al diario Vzgliad que el SIPRI no utiliza métodos tradicionales en sus investigaciones: “Se puede afirmar que el SIPRI cuenta el volumen real de ventas y no el volumen económico. Es decir, se supone que el armamento vale igual. Resulta más cómodo calcularlo de esta manera y así se puede descubrir el volumen físico de ventas. Sin embargo, no se tienen en cuenta tales aspectos como la modernización, el suministro de equipos electrónicos y de componentes”, explica el experto.

En su opinión, la creciente presencia del armamento chino en el mundo (y en América Latina, en particular) debe preocupar a los exportadores rusos: “La venta de armamento es un nicho tradicional para Moscú y es preocupante que China esté conquistando los mercados donde Rusia tiene un gran interés”.

 La presencia rusa en América Latina

Rusia copa una buena parte del mercado, después de EE UU. Solo en 2013 Moscú suministró a América Latina el armamento por valor de 1.500 millones de dólares. Alemania y España también tienen una porción del mercado armamentístico. China se ha convertido en un nuevo actor importante sobre todo en armas de tipo ligero y de mano. Sin embargo hay un ámbito en el que el gigante asiático comienza a pujar con fuerza en un ámbito en el que Rusia llevaba la delantera: la aviación militar. El ejemplo más significativo es la venta a Venezuela de un avión en detrimento del Yak-130 ruso.

La República Bolivariana es el principal comparador de armas rusas. El mayor impulso llegó durante la presidencia de Hugo Chávez y en la actualidad el volumen de los contratos alcanza los 12.000 millones de dólares. En los últimos cinco años ha recibido  de Moscú 100.000 rifles Kaláshnikov y 92 tanques T-72. También ha comprado sistemas antiaéreos de misiles Antéi-2500, Pechora-2M y Buk-M2E. Se suministraron cazas Su-30MK2, sistemas de misiles de lanzamiento múltiple Smerch, aviones de entrenamiento y combate Yakovlev Yak-130 y los cazas Su-35.

Los problemas económicos por los que atraviesa actualmente la República Bolivariana han obligado a que se busquen fórmulas para el pago de los créditos. El tema se trató durante la reciente visita del ministro ruso de Defensa de Shoigú al país. Las buenas relaciones políticas y diplomáticas no auguran que haya dificultades, sin embargo el volumen de los contratos futuros podría reducirse y China se presenta como un posible competidor, ya que puede vender tecnología más barata.

Por su parte, entre el armamento que tiene más demanda en la región están los helicópteros Mi-171Sh vendidos a Perú, helicópteros de combate Mi-35M que se fueron a Venezuela y versiones civiles del Mi-17 que compró Argentina además, Brasil mostró su intenión de comprar el Kamov Ka-62. También Argentina y Nicaragua se han hecho con aparatos rusos. Se utilizan tanto para labores de salvamento como militares o la lucha contra el narcotráfico. 

Actualmente crece el interés hacia los camiones Kamaz, sobre todo, a raíz de su nueva victoria en el rally Dakar (Argentina-Bolivia-Chile).

Segín el SIPRI, la venta de armas en América Latina ha crecido en un 61% y en los últimos cinco años el incremento ha sido del 22%.

Lea más: Las exportaciones de armas rusas frente a las de los EE UU>>>

En base a materiales propios y la revista rusa Vzgliad. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.