Moscú se propone formar a los militares latinoamericanos

Lanzacohetes BM30 Smerch. Fuente: wikipedia.org

Lanzacohetes BM30 Smerch. Fuente: wikipedia.org

El interés de Rusia por ampliar su cooperación militar con los países de América Latina sigue creciendo. En los últimos dos años el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, realizó dos viajes al continente latinoamericano donde firmó acuerdos que amplían las posibilidades de esta colaboración.

Recientemente los soldados rusos participaron en ejercicios militares en Venezuela. En vísperas de la celebración del 70 aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial, que se festejará en Rusia a principios de mayo, se prevé la realización de varias actividades internacionales en la capital rusa, en las que se espera que participen los países latinoamericanos.

A mediados de abril tendrá lugar una conferencia internacional dedicada a la seguridad mundial, el foro militar internacional “Ejército 2015”, los Juegos internacionales de Ejércitos que contarán incluso con un “biatlón de tanques”.  Según el viceministro de defensa ruso, Anatoli Antónov, “todos los países latinoamericanos han confirmado su participación en la conferencia y la presencia de sus representantes del más alto nivel”.

Ayer el Embajador de Argentina, Pablo Tettamanti, mostró un interés especial en la conferencia durante la conversación que mantuvo con el viceministro de Defensa ruso sobre las perspectivas de cooperación militar entre ambos países.

Últimamente a Rusia se le incrimina el hecho de que empezó a mirar hacia América Latina en un momento en el que la UE y EE UU le han dado la espalda. Sin embargo, en una entrevista a la agencia Interfax el viceministro Antónov destacó que el diálogo con América Latina “siempre fue importante para Rusia”:

“Nuestra cooperación con los países latinoamericanos no es un paso coyuntural sino una postura bien pensada dirigida a fortalecer la estabilidad en la región y prestar apoyo a los estados en su creación de las fuerzas armadas. Estamos convencidos de que el futuro progreso del sector social-económico de la región va de la mano con el fortalecimiento de sus fuerzas armadas. No se trata de una militarización de las economías de la región, sino de la creación de una barrera contra los movimientos terroristas y otras fuerzas obstruccionistas”, destacó el viceministro. 

Estudiar en las escuelas militares rusas 

Las autoridades rusas desmienten su interés en crear bases militares en América Latina que se les atribuye últimamente e insisten en que Moscú busca aumentar el intercambio militar con los países de la región que será beneficioso para ambas partes.

Entre otras cosas, se está discutiendo la posibilidad de facilitar acceso a jóvenes latinoamericanos a las academias militares rusas, tales como la Esceula militar Suvórov, la Escuela naval Najímov y diferentes cuerpos de cadetes.

“Es decir, se propone aplicar a los países de América Latina la práctica que existe en Rusia y permitir que los hijos de los oficiales se gradúen en este tipo de escuelas. Ya hay cientos de militares latinoamericanos (y en caso de algunos países, son miles de personas) que han estudiado o estudian en Rusia. Ellos consideran que el conocimiento obtenido en nuestro país no tiene precio”, comentó Antónov en su entrevista. El viceministro añadió que ya están previstas las visitas de las delegaciones sudamericanas a Moscú para acordar los pasos concretos en esta dirección.

Por otro lado, se planea seguir realizando intercambios de ejercicios militares, distintos tipos de consultas y se busca llegar a los acuerdos con los países de la región que faciliten la entrada de buques rusos en los puertos de América Latina. El primer acuerdo fue firmado con Nicaragua durante la reciente visita de Shoigú a esta región.

Lea más: ¿Hacia una nueva estrategia militar de Rusia en América Latina?>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.