Compartir piso con rusos en España

Fuente: Francisco Osorio/flickr

Fuente: Francisco Osorio/flickr

El fenómeno de compartir piso está muy extendido en España, especialmente entre los estudiantes y profesionales jóvenes. Tampoco es nada extraño, hoy en día, vivir en un piso multicultural y en concreto, en un piso hispano-ruso, teniendo en cuenta la popularidad de España entre los rusos. Debido a las diferencias culturales, la convivencia hispano-rusa se asemeja a una lucha entre las emociones y el sentido práctico de la vida, que finalmente se fusionan, formando un harmonioso binomio.

Seguramente, a todos nos ha pasado alguna vez tener una imagen preconcebida de cualquier país y posteriormente, al tratar personalmente, descubrir que las cosas no son exactamente lo que parecen. No en vano dice el refrán: más vale ver una sola vez, que oír cien veces.

No se puede entender la mentalidad de una nación basándose en los estereotipos. Hay muchos mitos sobre los rusos en España, así como de los españoles en Rusia. Los rusos tienen fama de duros, directos, serios y, en ocasiones, cortantes; mientras que los españoles de amables, fiesteros y despreocupados. ¿Pero cuánto realmente saben unos de los otros? ¿En qué se parecen y en qué se diferencian? ¿Qué es lo que aprecian o por el contrario, desaprueban en la conducta? y finalmente, ¿se entienden o no entre ellos?

Fernando Hoyos, un joven profesional de comercio exterior, comparte piso con una chica rusa que se trasladó a España para estudiar un máster. Al contrario de lo que se suele pensar de los rusos, Fernando afirma que no son fríos, pero sí distantes.

Considera que la mentalidad rusa, al igual que la española, es temperamental y suele estar influida por las emociones. En su opinión, la principal diferencia entre ambas culturas radica en la forma de actuar en la vida.Teniendo en cuenta que los antecedentes socioeconómicos son muy distintos en ambos países, no se puede esperar el mismo comportamiento en las mismas circunstancias.

En palabras de Fernando: Los españoles están acostumbrados a vivir entre algodones, en un mínimo de bienestar. Los rusos son muy conscientes de la crueldad que puede haber en la vida y buscan siempre proporcionarse su bienestar cueste lo que cueste. Los rusos, por lo general, son más prácticos y orientados a los objetivos, entre ellos, vivir bien.”

A día de hoy le hace gracia oír hablar mal de los rusos, ya que considera que  es el desconocimiento de la cultura rusa lo que les hace interpretar incorrectamente el comportamiento eslavo. “Cuando un ruso pasa a tu lado y al decirle “hola” no contesta ... no es que sea un mal educado ... es que si no te conoce, ¿para qué te va a saludar?”. 

Lo cierto es que en la cultura rusa el quedar bien no está tan valorado como en la cultura española, sobre todo si se trata de gente desconocida o la que no pertenece a un círculo cercano. 

Por su parte, Daria, la joven diseñadora que comparte piso con Fernando dice que la gente española de su círculo siempre está dispuesta a salir de fiesta ... pero para ella la fiesta debe estar vinculada a algún motivo. Por cierto, buscar el objetivo y la causa de los actos es una característica que define bastante a los rusos. 

Por otro lado, añade que, en su opinión, en la cultura española se hace más hincapié en la inteligencia emocional y que la disponibilidad para ayudar es mayor en España, que en Rusia, pese a la aparente desgana de los españoles de hablar de los problemas.   

Dice, que los españoles le ayudaron a ser más positiva y más abierta. Aprendió que hay que comunicarse más, compartir más las cosas personales.   

A su vez, Fernando aprecia el sentido práctico de los rusos y, en general, su energía y fuerza con la que defienden sus intereses y sus criterios.  Haber vivido en Rusia le hizo muy tolerante y tratar con los rusos le resulta fácil,  aunque reconoce que en ocasiones llegan a tener poco tacto, en comparación con las normas de comportamiento español.  

El trato con los rusos le hizo ver que en la vida uno ha de ser más práctico y que “las energías deben gastarse no en todo el mundo, sino en aquellos que forman su círculo más estrecho”.  

Alina Bondarenko, abogada y técnico de comercio exterior. 

Lea más: 20 características del carácter de los rusos>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies