Se acuerda avanzar en la retirada del armamento pesado en el este de Ucrania

Serguéi Lavrov. Fuente: Reuters

Serguéi Lavrov. Fuente: Reuters

En la reunión celebrada en París el pasado 24 de febrero, los ministros de exteriores del “cuatro de Normandia” (Rusia, Alemania, Francia y Ucrania) instaron a prolongar el mandato y a ampliar las posibilidades de la OSCE, la herramienta principal para el control del cumplimiento de los acuerdos del alto el fuego en el este de Ucrania.

El 24 de febrero en París se celebró una reunión de los ministros de exteriores de los “cuatro de Normandia”. Según el ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius después del encuentro, “los cuatro ministros instaron al “fortalecimiento de la misión especial de observadores de la OSCE y al aumento de su mandato”. También instaron a ambas partes a cooperar con la misión y a garantizar el acceso de los observadores a todas las zonas del conflicto”. 

Según Mijaíl Alexandrov, del Centro de investigaciones políticas-militares de la universidad MGIMO, aunque sobre todo se discutieran, se logró que los participantes de la reunión asumieran la necesidad de empezar a retirar el armamento pesado, a pesar de los tiroteos esporádicos, lo cual es un logro importante.

“La parte ucraniana aludía constantemente al bombardeo de sus bases por parte de los rebeldes y frenaba la retirada de armamento pesado con este pretexto. Ahora se ha tomado decisión de que, a pesar del fuego repentino, se seguirá retirando el armamento. La parte ucraniana no debe tener razones para obstaculizar el cumplimiento de esta cláusula del acuerdo de paz”, subrayó Alexandrov.

La mañana del 24 de febrero, Anatoli Stelmach, representante de las fuerzas ucranianas luchando en el este del país, anunció que mientras las milicias siguiesen disparando no se iba a considerar la retirada del armamento pesado. La agencia Interfax-Ukraine cita  a Stelmach, que explica que para retirar las armas, es necesario alcanzar "una tregua total, durante al menos un día". Después se dijo que las fuerzas ucranianas comenzarían a retirar su armamento pesado cuando hubiese dos días de tregua completa.

Tras la reunión con sus homólogos, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, anunció que, Alemania y Francia habían respaldado su llamada para retirar de manera urgente el armamento pesado, "sin esperar a una tregua total".

Representantes de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk anunciaron el 24 de febrero que han comenzado a retirar su armamento pesado bajo observación de la OSCE. Mientras, las fuerzas ucranianas acusan a los separatistas de no retirarlo sino de desplazarlo y reagruparlo en otras localidades.

Los expertos dan importancia no solo a lo que se dijo en la reunión de París sino también a lo que no se mencionó, en concreto, el posible despliegue de tropas de paz en la zona del conflicto, tal y como había propuesto Ucrania. En la víspera del encuentro, Pável Klimkin, ministro de Exteriores de Ucrania había declarado que en París se iba a tratar ese tema.

En opinión de Alenxandrov, la reunión es una muestra de que ambas partes demuestran su interés por implementar los Acuerdos de Minsk, que no mencionan a un contingente de tropas de paz. A Kiev le gustaría utilizar la propuesta de las tropas de paz como una manera de presionar a Moscú y a las milicias.

Los analistas destacan también como algo positivo que la situación en Debáltsevo no influyera para que los países de occidente se retirasen del proceso de paz abierto con Minsk. En este enclave estratégico, soldados ucranianos se vieron rodeados por las milicias y la lucha continuó a pesar de la firma de la tregua.

Aunque Suzdaltsev declara que Moscú ha recibido "duras críticas" de Bérlin y París por la violencia en Debáltsevo.

Lea más: Las dificultades para alcanzar un acuerdo de paz en Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies