El ministro de Defensa ruso fortalece la cooperación militar con países de América Latina

Fuente: mil.ru

Fuente: mil.ru

La semana pasada el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, realizó una visita oficial a Venezuela, Nicaragua y Cuba. Los gobiernos de estos tres países se caracterizan, entre otras cosas, por su difícil relación con EE UU, lo que se traduce en importantes restricciones a la hora de renovar sus arsenales militares, de modo que no es de extrañar un giro de sus políticas de defensa hacia la cooperación con Rusia.

Venezuela es el mayor socio de Rusia en el continente sudamericano. Hugo Chávez inició su acercamiento político a Rusia tras su ascenso al poder en 1999. La cooperación militar fue el resultado de tal acercamiento, aunque solo se formalizó tras la imposición del embargo norteamericano a la compra de su tecnología militar. Con el fin de modernizar las fuerzas armadas de Venezuela, Hugo Chávez inició una compra a gran escala de armamento ruso.

En particular, Caracas ha adquirido en los últimos años cazas Su-30MK2V, helicópteros Mi-17V5, Mi-26T2 y Mi-35M2, tanques T-72B1, lanzacohetes múltiples Smerch y misiles teledirigidos S-300V, sistemas de defensa costera Bal-E, sistemas de mortero autopropulsado Nona-SVK y obuses autopropulsados MSTA-S. Desde 2005, Venezuela ha comprado a Rusia armamento y tecnología militar por un valor aproximado de 12.000 millones de dólares.

De momento, parece que no se firmarán nuevos contratos en un futuro próximo, ya que el mercado venezolano no necesita tanta cantidad de armamento ruso.

Durante la visita a Caracas de Shoigú, se ha acordado la ejecución de ejercicios conjuntos en materia de defensa antiaérea. Además, Shoigú ha aceptado una invitación para que los buques de la flota rusa hagan escala en los puertos de Venezuela. Acuerdo que se ha firmado también con Cuba.

Precisamente Cuba fue el punto de partida del armamento ruso en América Latina. De 1961 a 1991 el volumen de armamento y tecnología militar que entregaba la URSS a Cuba equivalía a cerca de 16.000 millones de dólares. Dicho de otro modo, la URSS hizo de un pequeño estado isleño una gran potencia en términos militares, con el mejor ejército de América Latina a principios de los 90.

En 2014, el gobierno ruso hizo una importante concesión a La Habana: condonó el 90 % de la deuda cubana con la URSS (29.000 millones de dólares).  De momento no está claro qué espera obtener a cambio el gobierno ruso. Quizás esto permita a Rusia conservar parcialmente la llave de las Antillas, donde China ya ha iniciado un activo despliegue.

Se puede decir que la visita más fructífera de Shoigú ha sido la de Nicaragua, donde se ha cerrado un acuerdo intergubernamental que establece un régimen simplificado para la entrada de los buques militares rusos en los puertos de Nicaragua, y también se han firmado otros documentos en el ámbito de la cooperación militar.

El ministro ha señalado que la fijación de un régimen simplificado para la entrada de los buques rusos amplía el espectro de colaboración entre las marinas de ambos países.

Según palabras de Shoigú, también se ha aprobado un extenso programa ruso-nicaragüense en el campo de la instrucción militar que prevé un aumento del número de estudiantes de Nicaragua en las universidades militares rusas. Además, el ministro de Defensa ha inaugurado en Managua un centro topográfico, cuyo equipamiento ha sido suministrado por la Federación de Rusia y montado por especialistas del país eslavo.

En cuanto a la cooperación militar con Nicaragua, de momento se limita al suministro de armamento para las brigadas antidrogas de la policía local, la construcción de una fábrica de reciclaje de munición (en 2013), el suministro de cinco vehículos de ingenieros, dos barcos lanzamisiles y cuatro patrulleras (correspondientes al proyecto 12418 ‘Molnia’ y al 14310 ‘Mirazh’). Sin embargo, los observadores hablan también de una inesperada modernización del equipamiento armamentístico de Nicaragua e incluso de la aparición, en el desfile del otoño pasado, de algunas unidades que antes no se habían registrado en el arsenal de este país (radares, carros de combate BMP-1, cañones automáticos ZU-23-2, etc.).

“Probablemente este viaje no desembocará en la firma de grandes contratos militares”, anunció a RBTH el experto militar independiente Alexander Sujanov.  “Sin embargo, no debemos subestimar su impacto político. Rusia está promoviendo enérgicamente sus intereses en la región latinoamericana mediante la propuesta a los países socios de opciones de cooperación. Tarde o temprano esto dará sus frutos”.

Lea más: Los países de América Latina tendrán acceso a tecnología militar rusa>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies