Consejo de Seguridad de la ONU aprueba por unanimidad resolución rusa contra el terrorismo islámico

Vitali Churkin, representante permanente de la Federación de Rusia ante la ONU. Fuente: Reuters

Vitali Churkin, representante permanente de la Federación de Rusia ante la ONU. Fuente: Reuters

El pasado 12 de febrero el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó por unanimidad el proyecto de resolución propuesto por para interceptar los ingresos de los terroristas del Estado Islámico, Jabhat al-Nusra y otras organizaciones terroristas relacionadas con Al Qaeda.

La resolución es el primer éxito diplomático de Rusia en el ámbito internacional desde el inicio del conflicto en Ucrania y de la crisis en las relaciones con Occidente. Según el representante permanente de la Federación de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, la aprobación de esta resolución demuestra que la comunidad internacional es capaz de trabajar unida en la lucha contra las amenazas globales.

En la resolución se subraya que las compras de petróleo al Estado Islámico, así como a la agrupación Jabhat al-Nusra y a otras organizaciones extremistas ilegales implicadas en esta actividad, deberán ser juzgadas por complicidad con el terrorismo.

El comité especial dedicado a las sanciones del Consejo de Seguridad estudiará inmediatamente la posibilidad de introducir en sus listas a las personas y organizaciones que participan en este tipo de operaciones. El Consejo de Seguridad también ha exigido que todos los estados tomen medidas para interceptar el comercio de objetos “de valor arqueológico, histórico, cultural, científico y religioso”, que Irak exporta desde el 6 de agosto de 1990 y Siria desde marzo de 2011.

Según señala Churkin, la resolución del Consejo de Seguridad sienta las bases legales para la lucha contra la financiación del Estado Islámico. “De las acciones que tomen los países en base a ellas dependerá la rapidez con la que conseguiremos minar la base financiera de la actividad terrorista en Oriente Próximo”, declara el representante permanente de Rusia.

La resolución obliga a los países a congelar los activos y los recursos económicos pertenecientes al Estado Islámico y a otras organizaciones relacionadas con Al Qaeda. El Consejo de Seguridad de la ONU ha instado a los países a tomar medidas para no permitir que el Estado Islámico y otras organizaciones similares accedan al sistema financiero internacional.

Además, el Consejo de Seguridad de la ONU ha instado “a no permitir que los terroristas obtengan beneficios directa o indirectamente de los rescates o de las concesiones políticas, así como a garantizar una liberación segura de los rehenes”.

El Estado Islámico se financia con ingresos procedentes de robos y rescates. Los terroristas también recaudan el llamado “impuesto islámico” sobre los no musulmanes en los territorios que controlan en Siria e Irak. Además, el Estado Islámico recibe dinero de patrocinadores privados procedentes de los países del Golfo Pérsico.

Una importante fuente de ingresos de los islamistas es el comercio ilegal con petróleo que obtienen de yacimientos su zona de control. En otoño de 2014 el Estado Islámico controlaba 11 yacimientos petrolíferos y refinerías en territorio de Siria e Irak. Según los expertos, los ingresos diarios de los extremistas procedentes únicamente de la venta ilegal de petróleo oscilan entre los 2 y los 3 millones de dólares.

Lea más: Ofensiva para atacar las fuentes de ingresos del Estado Islámico>>>

Basado en información de RIA Novosti y la agencia Tass.

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies