La mirada del mundo se dirige a Minsk

Fuente: TASS

Fuente: TASS

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, señaló hoy que hay "progresos notorios" en los trabajos preparatorios de la cumbre sobre Ucrania que celebrarán hoy los mandatarios de ese país, Rusia, Alemania y Francia en la capital bielorrusa, Minsk.

"Los expertos están trabajando, hay progresos notorios", dijo Lavrov en una conferencia de prensa en Moscú, tras reunirse con su homólogo griego, Nikos Kotziás.

El jefe de la diplomacia rusa, no obstante, no dio detalles sobre dichos avances, pues consideró "poco correcto" de cara a esos expertos avanzar el contenido de sus negociaciones.

Ayer, los conocidos como sherpas estuvieron reunidos en Berlín cerca de siete horas para preparar el encuentro que hoy mantendrán en Minsk  el ruso Vladímir Putin, el ucraniano Petró Poroshenko, el francés François Hollande, y la alemana Angela Merkel.

También tuvo lugar una reunión en Minsk del llamado Grupo de Contacto, que agrupa a Kiev y los separatistas con la mediación de Rusia y la OSCE.

Lavrov señaló que si el Gobierno ucraniano quiere recuperar el control total sobre su frontera con Rusia -algunos pasos fronterizos están bajo control de los rebeldes en el este del país- Kiev debe negociar directamente con éstos.

"Claro que ahora, en medio de las hostilidades, hay un deseo de poner entre las prioridades (de un arreglo del conflicto) el restablecimiento del control por parte de las autoridades ucranianas de toda la frontera, pero en aquellos puntos controlados por los separatistas esto se debe discutir con las autoridades de (las autoproclamadas) repúblicas populares de Donetsk y Lugansk", añadió.

Pero Lavrov opinó que los rebeldes no estarán dispuestos a discutir este asunto mientras "Kiev trata de mejorar su situación en el terreno para utilizarlo en el encuentro de Minsk".

Por ello, insistió "mientras sigan los combates no es realista" pensar en que Kiev retome el control de su frontera con Rusia.

En las últimas 24 horas han muerto en combates al menos 19 soldados ucranianos, más seis civiles en Donetsk al ser alcanzada una estación de autobuses por fuego de artillería.

A ellos hay que sumar la muerte de 16 personas ayer en Kramatorsk (región de Donetsk) al caer una lluvia de misiles sobre el Estado Mayor de las fuerzas gubernamentales en la zona del conflicto, un ataque del que Kiev acusó a los separatistas.

Lavrov consideró, pese a todo, que la cumbre de Minsk concluirá con una solución política.

El ministro de Exteriores acompañará al presidente ruso, Vladímir Putin, a la capital bielorrusa, donde se tratará de buscar un arreglo pacífico a la guerra en Ucrania.

"El presidente Putin realizará hoy una visita a Minsk, donde tomará parte en las negociaciones del formato de Normandía", señaló un comunicado del Kremlin, en referencia a la cumbre de los mandatarios de Rusia, Ucrania, Alemania y Francia.

La celebración de la cumbre fue acordada el pasado domingo en contactos telefónicos mantenidos por los cuatro líderes que asistirán, Putin, Poroshenko, Hollande y Merkel.

Kiev y Occidente acusan a Rusia de apoyar a los separatistas sublevados en Donetsk y Lugansk con armamento e incluso con tropas regulares, algo que Moscú niega de manera terminante.

Lea más: Putin acusa a Occidente de tratar de imponer su voluntad en Ucrania>>>

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.