Rusia financiará la construcción de la represa argentina Chihuido I

El precio de la obra se estima en 1.840 millones de dólares. Se levantará en la provincia del Neuquén. Fuente: Héctor Aviles / flickr

El precio de la obra se estima en 1.840 millones de dólares. Se levantará en la provincia del Neuquén. Fuente: Héctor Aviles / flickr

El banco Vnesheconombank aportará un 85% del coste del proyecto, que asciende a 1.840 millones de dólares.

El consorcio de empresas argentino-español encabezado por la Helport SA ganó la licitación para construir la central hidroelectríca Chihuido I ubicada en el centro de la provincia del Neuquén, que aportará 637 megavatios (MW) de potencia al Sistema Argentino de Interconexión (SADI). El banco ruso Vnesheconombank financiará la construcción de la obra cuyo precio se estima en 1.840 millones de dólares. La empresa rusa Inter RAO Export aportará la maquinaria para la obra.

En este momento el proyecto Chihuido I representa la inversión más importante de Rusia en la economía argentina, según destaca el representante comercial de Rusia en Argentina, Serguéi Derkach. “Espero que este proyecto marque una nueva época en la cooperación ruso-argentina en el sector energético”, subraya el director general de Inter RAO Export, Maxim Serguéiev.

Por su parte, el presidente de la companía energética Emhidro SEP, Elias Sapag, cuenta que esta obra “es el proyecto hidroeléctrido más importante de los últimos 30 años no solo en la provincia del Neuquén sino en todo el país”. La empresa Emhidro SEP realizará el control de obras de construcción”.

Chihuido I se emplazará en el tramo medio del río Neuquén, a 5,5 kilómetros agua abajo de la confluencia del río Neuquén con el río Agrio. Se estima que la construcción de la central terminará dentro de cinco años. La presa será de unos 105 metros de altura y el embalse generará un espejo de agua de aproximadamente 18.000 hectáreas.

Se espera que la construcción de la central cree alrededor de 2.000 puestos de trabajo en la región. Además de su aporte al sistema de electricidad, el embalse permitirá abastecer un gran territorio de agua potable e irrigar 7.000 hectáreas de tierra fértil. El embalse cubrirá el territorio de Quili Malal y de otros pueblos de la provincia del Neuquén cuyos habitantes serán reubicados en otras localidades.

La central eléctrica será dirigida por el consorcio durante 15 años, y después pasará a formar parte de propiedad de la región. Vnesheconombank concederá el crédito a 20 años, con un interés del  6,5% anual. Antes de que se realice la primera transferencia, se reunirá y se coordinará toda la documentación necesaria y se decidirá en qué forma se realizarán los pagos.

Como explica Serguéi Derkach, los acuerdos de este tipo se suelen firmar a largo plazo. La financiación supone la entrega de garantías soberanas por parte del gobierno argentino que además financiará el 15% restante de la inversión.

Las condiciones del concurso fueron duras lo que era de esperar teniendo en cuenta el volumen de la financiación y la envergadura de proyecto. Cuatro grupos de empresas (entre ellas, dos inversores chinos) disputaron la posibilidad de participar en la construcción de la central.  

Lea más: Más allá de la competencia, China y Rusia en América Latina>>>

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies