Por qué las elecciones en Grecia importan a Rusia

Alexis Mitropulus, uno de los líderes de Syriza. Fuente: attikisynergasia.blogspot.ru

Alexis Mitropulus, uno de los líderes de Syriza. Fuente: attikisynergasia.blogspot.ru

Las elecciones anticipadas en Grecia que tendrán lugar el 25 de enero pueden ser el triunfo de un nuevo partido de izquierda, lo que favorece a Rusia. Al mismo tiempo, Podemos en España, muestra una actitud menos beligerante hacia Rusia.

La crisis económica que se desató en la UE en 2008 provocó el crecimiento de las protestas y fortaleció a la oposición en distintos lugares del Viejo Continente. Los países de Europa del Sur se convirtieron en las principales víctimas de la crisis. Por mucho que sus respectivos gobiernos intentaran cambiar la situación apoyándose en las recetas de la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, no consiguieron resolver el problema del desempleo que afecta una cuarta parte de la población de Grecia, Portugal y España. Al contrario, todas estas recetas estimularon las reformas financieras que acentuaron aún más la desigualdad en el sur de Europa, redujeron las inversiones en el sector social, rebajaron el salario mínimo y las pensiones. 

Teniendo en cuenta que Grecia, España y Portugal todavía se acuerdan de regímenes autoritarios de derechas, es lógico que el actual movimiento de protesta sea dominado por los partidos de izquierda. Pero no se trata de partidos socialistas y comunistas tradicionales que hoy en día están sumidos en su propia crisis interna, sino de nuevas formaciones de la izquierda radical. En Grecia este movimiento está representado por Syriza que, según las previsiones, tiene muchas posibilidades de ganar las elecciones del 25 de enero, con un posible resultado de un 28-29%.

En España el partido político que goza de mayor popularidad es Podemos, creado el año pasado y que, según los datos de la última encuesta publicada por EL PAÍS, puede obtener un 28% de votos.

El fenómeno de Syriza y Podemos está rompiendo el sistema bipartidista (socilaistas vs. derecha) que hasta ahora ha gobernado en España y Grecia.

Además, el éxito de los nuevos partidos se debe, en gran parte, a la popularidad de sus respectivos líderes, Alexis Tsipras (de 40 años) y Pablo Iglesias (de 36 años).

¿Qué propone esta izquierda?

Exigen renunciar a las asfixiantes condiciones de ayuda financiera de la UE y sus instituciones. Como subrayan los líderes de Podemos, “la austeridad y los recortes están ahogando nuestra economía y nuestras vidas”.

Llaman a establecer un severo control del movimiento del capital, no descartan la nacionalización de los bancos privados, proteger el sector social de una posible privatización y crear cientos de miles de los puestos de trabajo en el sector estatal, subir el salario mínimo y las pensiones.

Está claro que cumplir con estos objetivos no será nada fácil, aunque Syriza y Podemos obtengan la mayoría parlamentaria en sus países. El hecho es que ambos partidos no cuentan con mucho apoyo político y no tienen aliados (ni tan siquiera dentro de los partidos de izquierda) que estén de acuerdo con que Alexis Tsirisa o Pablo Iglesias ocupen el cargo del primer ministro.

Sin embargo, si Syriza y Podemos llegan a formar parte del poder ejecutivo esto traerá muchos problemas a los burócratas de la UE, ya que ambos partidos se muestran a favor de la transformación social en Europa y al mismo tiempo critican duramente la política exterior de la Unión y su excesiva orientación hacia Washington.

Algunos politólogos consideran ambos partidos prorrusos, lo que no corresponde con la realidad: ni Syriza, ni Podemos tienen como base el modelo politico-social que existe en el país eslavo.

¿Por qué Rusia debería estar interesada en la Victoria de Syriza y Podemos?

Aunque hay que reconocer que los partidos de izquierda de Europa del Sur se muestran más comprensivos con Rusia. Por ejemplo, valorando el conflicto ucranio Pablo Iglesias destacó: “Hemos visto a dirigentes europeos muy importantes apoyar en Ucrania a neonazis y favorecer un desplazamiento de poder ilegal en Ucrania, que es una forma suave de hablar de un golpe de Estado”. Durante el reciente debate en el Parlamento Europeo los diputados de Podemos exigieron que se suavizaran las sanciones contra Rusia.

Por su parte, el líder de Syriza calificó como “catastrófico para la agricultura griega” el hecho de que Atenas se unió a las sanciones europeas y acusó al actual gobierno de “seguir la estrategia de la guerra fría y la política de Washington y Bruselas”.

Lea más: El fenómeno Podemos desde la lejana Rusia>>>

Artículo abreviado, publicado originalmente en Russia Direct. 

Russia Direct es una publicación internacional de análisis centrada en política internacional. Sus servicios premium, como informes mensuales o Libros Blancos trimestrales, son gratuitos pero están disponibles solo para nuestros suscriptores. Para más información sobre la suscripción, visite russia-direct.org/subscribe.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.